×
  • amistad (60)
  • amor (294)
  • amor pareja (373)
  • contribución laboral (10)
  • familia (137)
  • historias (703)
  • juntos somos completos (23)
  • maternidad (48)
  • mujeres (288)
  • navidad (5)
  • niños (7)
  • nuevo año (3)
  • optimismo (10)
  • somos multitud (4)
  • viajes (9)
  • violencia (16)
  • yo (218)
  • ana von rebeur



    biografía

    ana von rebeur es escritora, periodista, dibujante, humorista gráfica, artista plástica, especialista en color, ilustradora, guionista, columnista y –de a ratos- conductora de radio y t.v.

    estudió psicología (uba), química (universidad de morón) y diseño gráfico (escuela panamericana de arte). habla inglés, italiano, portugués y francés. publicó 30 libros de varios temas, en especial de humor, en argentina, españa, colombia y bosnia y colaboró en libros de alemania, francia y estados unidos. desde el año 2000 preside la sede argentina de feco (federation of cartoonists organizations), federación de organizaciones de humoristas gráficos.

    fue guionista de radio y tv, y es autora teatral de varias comedias entre las que se destaca “nadie plancha como yo” y “la hija de”. ambas obras fueron nominadas al premio estrella de mar 2004 y al premio ace 1997 (asociación de críticos del espectáculo).

    es autora de 50 blogs de temas varios. desde 2008 es colaboradora permanente del website tv5monde.org, para el programa periodístico kiosque de tv5, la cadena internacional de la televisión francesa.

    entrevista

    ¿en qué minuto ana von rebeur decide ser la voz de mujeres?

    mi mamá era muy lectora y yo leí a los 12 años el ‘segundo sexo’ de simone de beauvoir y ya con eso me removió el piso. desde muy chica me preocupó verificar en la vida cotidiana, como por ser mujer, no tienes protagonismo.

    mi idea es que la mujer vaya buscando su lugar para que pueda llegar a ser el ser humano entero que planea la vida para sí, pero para eso debe preguntarse qué quiere en la vida, ver cómo lo consigue, y ¡no pedir más permiso! un corolario que digo en mi libro (“todas brujas”) es que es mucho más importante que te respeten a que te quieran. está muy bien ser voluntariosa, pero no que seas la única que está ayudando a los demás si a vos nadie te ayuda… eso es ser “tonta”…

    todas las cosas que se ven positivas en un hombre, en la mujer se ven como un handicap, como negativas.  si un hombre pega un puñetazo en la mesa: ‘que carácter’ si lo pega una mujer: ‘qué histérica’, si un hombre hace 1000 cosas por día: ‘qué dinámico’, si lo hace una mujer: ‘que neurótica,  no para nunca, es insaciable, ambiciosa, trepadora!’… todo lo que sea que un hombre llega rápido, ah! que ambición, esta tiene garra, tiene pasta, y ella ‘la trepadora’.

    tanto tenemos metido ese discurso que hasta las mismas mujeres somos cómplices de ese discurso y yo escucho a mujeres decir cosas terriblemente machistas, como por ejemplo, recién en una entrevista que me hicieron me dijeron:

    ‘bueno en este mundo así, la culpa es de las mujeres que criamos a los varones de es modo, machistas y criamos a las mujeres incapaces de levantar cabeza.’

    vivimos pidiendo permiso… señoras casadas y con hijos le piden permiso al papá a la mamá, al marido, a la vecina, y si alguien les frunce la nariz, no lo hacen, porque no las aprobaron… eso no puede ser así, si es necesario, no le cuentes a nadie, andá y hacelo, si te va a asustar que te frunzan la nariz, no se lo cuentes a nadie. vivimos pendientes que los demás nos quieran, que nos necesiten, que los demás nos aprueben.  un corolario que digo en mi libro es que es mucho más importante que te respeten a que te quieran.  porque si vas buscando que te quieran, vas a poner la cabeza en la guillotina, está muy bien ser voluntariosa, pero no que seas la única que estás ayudando a los demás si a vos nadie te ayuda… eso es ser ‘tonta’…

    en esta cruzada de ayudar a las mujeres a ser auténticas, a perder el miedo, ¿cuál es el principal obstáculo al que te enfrentas?

    con el miedo a todo… ese que impide empezar a hacer lo que se desea… lamentablemente muchas mujeres optan por no hacer nada de nada por temor al “¿y si me dicen que no?”

    lo que hay que grabarse en la cabeza es que todos los días debemos ¡salir a buscar el no!

    lo mejor es levantarse en la mañana y decir, ‘hoy tengo que conseguir 15 nos’ que me digan 15 veces que no, que no se puede, no señorita, no está abierta la inscripción, no tomamos gente como usted… y capaz que de los 15, te dicen 7 veces que si…

    otro pregunta y obstáculo común en las mujeres…  ‘y si fallo?’ si fallo me voy a deprimir, y voy a decir, soy una tonta, si se me ocurrió a mi no voy a tener nadie a quien echarle la culpa de esa determinación.  entonces no quiero vivir con la sensación de haber fracasado en un plan que tenía, y que no lo sostuve y fallé… así que es mejor que no hago nada, nada de nada.  y entonces ahí te digo… andá a fallar por que los fracasos son experiencias, son aprendizajes

    ¿por qué las mujeres cargamos con tanta culpa? y ¿cómo crees que podemos liberarnos de las culpas?

    la sociedad nos viene cargando de culpas desde que el tiempo es tiempo.

    aún si te quedás en tu casa con tus hijos, te dicen: “ay… te toca la mejor parte que no es ir a correr detrás del mamut” yo trabajé en la casa, con mis hijos y ¡¡no hallaba la hora de volver a la oficina!!

    nosotras también tenemos derecho a que nos cuiden, pero para ello lo principal es creérselo una. lo mágico de creérselo, es que al día siguiente, la actitud de los demás cambia. una persona que se anima a decir no, en seguida recibe más respeto. el “no” tiene una ventaja… te da tiempo de pensar cuándo decir que sí.

    ¿cómo aprendemos a decir que no?

    hay que practicar. las mujeres somos las que nos pisan el pie y decimos: ‘disculpe señor…” no hay que aflojar, porque todo el mundo está muy alerta para ver en qué minuto alguien cede y lo ponen de sirviente.

    el valor de la palabra no. lo digo todo el tiempo.  me haces esto? no!… una persona que se anima a decir no, en seguida recibe más respeto que la que dice que sí.  el no tiene una ventaja. te da tiempo de pensar para después decir que si.

    pero decir que sí, no te da ningún tiempo para decir que no.

    ¿cómo nos llenamos de coraje?

    sin valor te pierdes la vida.

    lo peor te enojas, te vuelves amargada y avinagrada, te vuelves una persona con la que no es grato estar, porque te vuelves enojada con la vida, porque sientes que la vida te debe algo y estas esperando que te golpeen la puerta y te lo traigan en paquete con moño…  y las cosas no pasan así.  hay que ir a buscarlas, hay que confiar en uno misma, hay que darse posibilidades, hay que darse permisos, para cosas locas, hay que darse permiso para hacer deportes de riesgo a los 60 años, para viajar sola por países exóticos, (que hoy es super seguro) hay que darse permiso para ponerse de novia con hombres más jóvenes que tu, hay que darse permiso para hablarle a un hombre lindo, esa es una cosa que cuesta, pero ves a un hombre lindo y le hablas y le dices: ‘qué lindo que eres’ no! basta de esperar que ellos te miren a ti, sino estás muerta.

    estas son cosas para las cuales tienes que sentir, tengo derecho, la vida es corta, puedo poner yo las reglas del juego, puedo yo definir, con quién, cuándo, cómo y dónde.

    ¿cuáles son las 3 preguntas que una mujer debe hacerse a sí misma durante su vida?

    wow!

    primero, quien soy, comprende cómo soy, dónde estoy cómoda, con quienes estoy cómoda y buscar eso, buscar su hábitat.

    segundo, qué me apasiona es aquello que te dará buenos frutos y te va a dar un lugar en el mundo y te va a dar una identidad personal en la vida para que los demás digan, ella es la que canta, la que escribe, la maestra, lo que fuere…

    tercero, creo que tendría que ver con el amor, que nos atraviesa tan duramente a las mujeres y me parece que hay que estar muy alerta con eso. la pregunta sería: estoy con un hombre que tiene tanto interés en que me vaya bien a mi como que le vaya bien a él?

    creo que hoy por hoy la pregunta sería esa, porque decir:  ‘realmente lo quiero, él es para mi? él realmente me quiere? se presta para muchas interpretaciones ficticias, tomadas de las telenovelas. veo con espanto muchas mujeres muy chasqueadas, me escriben muchísimas cartas de lectoras, casi todas la pregunta esencial es si él es para mi y qué soy para él.

    ¿cómo aman las mujeres hoy y cómo esperan ser amadas? ¿ha cambiado la forma de amar de las mujeres?

    cuando hablo de la mujer hablo con mucho cuidado, porque hablo de mujer de manera global, en todas partes del mundo, pero así mismo en diversas culturas cambian mucho.

    yo ahora podría decirte que estamos en una cultura de mujeres solas, muchas mujeres que son más exigentes que antes, y en cuanto tienen a un hombre que no rinde lo que ella esperaba de un novio, de un marido… fuera.

    esto de la mujer sola con los hijos no es nuevo. en casi todas las culturas y tribus hay un cacique y un montón de mujeres en sus chozas con los chicos y él tiene varias esposas.  que ella cuide de la prole, no es nuevo.

    lo que sí veo que por suerte hay esto:

    más intolerancia a la desesperación. viste que cuando estás con un hombre y te sientes sola y a veces te sentís más sola con un hombre que realmente sola, muchas se animan a decir ‘basta’. esto siempre depende del poder económico.  por eso yo siempre insisto en que las mujeres tienen que tener sus recursos económicos por que si te vas a quedar con un hombre porque o si no, donde voy, no tengo ni para un hotel, no tengo ni donde caerme muerta, es patético y significa que hiciste algo muy mal en tu vida.

    un signo de verdadero amor es que si llorás, él se preocupa. no puede verte llorar y hará lo posible por que acabe tu llanto. hay demasiadas mujeres que lloran delante de un hombre que le da lo mismo que lloren o que no lloren, o que le dice: ‘ah, tu de nuevo siempre llorando’…  muchos hombres están en la insensibilidad total. no te podés ir a la cama con un tipo que te dice, ‘vos siempre llorando…’ y lamentablemente lo hacemos.

    lo ideal ese mismo día afuera, por que realmente no le importo.

    la mujer ama con más criterio, más selectiva, quizás más idealista, pero no se va a quedar con el segundo mejor, sino que con el máximo que pueda, o si no, sola.

    ¿qué es lo que ana von rebeur le dice a ana von rebeur?

    yo me diría que al final con algo que ni siquiera pensaba que me pagarían -como fue el hecho de utilizar el sentido del humor para comunicar-, llegué muy lejos, lo que demuestra que si haces lo que te fascina, te gusta y te apasiona… ¡el cielo es el límite!


    Deja tu comentario

    Código Mujer

    © CódigoMujer – 2016