×
  • amistad (60)
  • amor (294)
  • amor pareja (373)
  • contribución laboral (10)
  • familia (137)
  • historias (704)
  • juntos somos completos (23)
  • maternidad (48)
  • mujeres (288)
  • navidad (5)
  • niños (7)
  • nuevo año (3)
  • optimismo (11)
  • somos multitud (4)
  • viajes (9)
  • violencia (16)
  • yo (218)
  • deborah legorreta



    biografía

    deborah legorreta, doctora en psicología, es consultora y conferenciante en temas vinculados con el equilibrio y la calidad de vida, así como en liderazgo de la mujer.

    es autora de los libros: “las tres es de la mujer exitosa. eficacia, ética y equilibrio de vida para el nuevo siglo”, “vivir plenamente. hacia el equilibrio y la calidad de vida” y el más reciente: “adóptate”. su libro “la segunda adolescencia. los cambios a partir de los cuarenta” ha sido bestseller en méxico, latinoamérica y españa.

    ha colaborado para empresas como roche-syntex méxico, wyeth, colgate y el instituto de la mujer de canarias, (españa) entre otras. actualmente, es miembro de la asociación mexicana para el estudio del climaterio, a.c., miembro de la asociación española para el estudio de la menopausia, así como miembro titular de la international menopause society.

    escribe artículos especializados en diversas publicaciones de méxico y estados unidos. es miembro de los consejos editoriales de las revistas “inversionista” (de la que además es columnista) y “psicología iberoamericana”. es conferenciante invitada en foros internacionales y nacionales en temas de equilibrio, calidad de vida, éxito integral, el climaterio y la madurez, así como invitada frecuente como especialista en medios de comunicación de méxico y españa.

    entrevista

    ¿cuáles son las 3 preguntas que una mujer debe hacerse a sí misma durante su vida?

    ¿qué relación tengo conmigo misma?, estoy convencida que las mujeres tendemos a tener una relación mucho mejor con otras personas que con nosotras mismas.

    ¿qué tanto me escucho cotidianamente?

    ¿cómo quiero yo vivir el resto de mis días?. las mujeres tenemos momentos en los que nos hacemos estas preguntas… al inicio de la adolescencia estamos planteándonos cómo voy a ser, tenemos ilusiones y posteriormente daría la impresión que nos dejamos llevar por lo que se espera de nosotras…
    estoy convencida que tenemos que preguntarnos cómo quiero vivir el resto de mi vida y no cómo se supone que debo hacerlo sino cómo elijo hacerlo.

    ¿es difícil dialogar con nosotras mismas? ¿es posible adquirir este hábito?

    es difícil para la mujer y también lo es para el hombre, ya que tenemos muchas interferencias del ruido cotidiano, de las relaciones con los demás, y de las expectativas externas… también es difícil ya que cuando tenemos diálogos internos, no son positivos… yo digo que tenemos una “madrastra malvada” allá dentro.. los diálogos que tenemos son para reclamarnos: “eso te pasa por porfiada…” el hábito nos cuesta trabajo ya que me da miedo, si me dedico más tiempo, si invito a la introspección, es probable que no me gusta lo que voy a escuchar…

    ¿cómo desarrollar el hábito?, me gusta que lo plantees como un hábito. no demanda mucho tiempo, pero si, tiempo constante. se va volviendo, como todos los aprendizajes, cada vez más un hábito automático. la mujer que no está acostumbrada a dialogar consigo misma, va a tener que dedicarle algunos minutos al día… 15 minutos…

    recomiendo que cierren los ojos, respiren y se pregunten: qué quiero yo con esa situación que acaba de pasar… pero empezar a crear esa necesidad de hacer una pausa, y cómo decía el maravilloso benedetti, no llorarnos las mentiras sino que cantarnos las verdades. comenzamos a escuchar esa voz, que nos dice, te conviene a ti? no te precipites, qué quieres tu? es realmente lo que tu estás o no buscando.

    ¿cómo se relacionan el éxito y el equilibrio y es posible tener ambos en la vida de una mujer?

    la primera sorpresa que me llevé al escribir el libro las 3 ES de una mujer exitosa, fue que al entrevistar a mujeres exitosas de todo el mundo, surgía siempre el concepto de libertad como parte de esa sensación de ser exitosa.

    entonces al hablar con mujeres exitosas, me daba cuenta que no solamente es posible el equilibrio, la sensación de libertad, y el tener todas las áreas de la vida en balance, sino que para las mujeres es indispensable. una definición que me gusta dar de éxito es: “exit” en inglés significa “salida”, correcto? entonces si te sientes atrapada, no eres exitosa, es así de sencillo. si estás perdiendo el equilibrio, si te sientes atrapada, no me importa que seas famosa, que tengas el mejor puesto del mundo, no eres exitosa…

    no hay que confundirse, en el equilibrio, todas las áreas de la vida no deben de tener exactamente el mismo peso, eso es una concepción totalmente equivocada. para mi el equilibrio es una especie de escultura, en la que hay piedras que están amontonadas y que algunas piedras son pequeñitas, pero están logrando que la escultura no se caiga… cada pieza es indispensable, con el peso y el tamaño que requiera.

    para lograr el equilibrio hago una combinación de 4 letras. vivir con equilibrio es vivir con ARTE. a: afecto. r: buena distribución de recursos. t: vivir con control de tu tiempo. e: energía, y no con harto de todo… ese balance de tus afectos, de tus recursos, de equilibrar tu tiempo, estar dedicando afecto y energías distintas a cada una de esas áreas distintas de tu vida. la combinación de afectos, recursos, tiempo y energía para incluir las prioridades de tu vida, eso es equilibrio. es un concepto totalmente flexible, se va modificando a lo largo de la vida. no es lo mismo cuando estás con hijos pequeños,

    en uno de tus libros hablas de la segunda adolescencia, ¿cuáles son los principales desafíos de una mujer que enfrenta la segunda adolescencia y cómo puede manejar esta etapa para su beneficio?

    lo primero que tienes como desafío es que tu cuerpo esta llamando otra vez la atención, da la impresión que nuestro cuerpo radicalmente cambia. empiezan muchos cambios hormonales, metabólicos y emocionales.

    el segundo desafío, decimos y nos preguntamos qué he hecho los últimos 20 años o más. qué he hecho con mi vida y que quiero hacer de ahora en adelante. esto es un gran desafío ya que en ese momento ponemos en duda muchos aspectos que hasta ahora se venían dando de manera automática.

    la mujer se para y dice: ¿quiero seguir en este tipo de trabajo? o quiero retomar mi vida laboral, si estuvo en la casa… o quiero hacer una transición que me de cierta flexibilidad en los horarios?

    ¿qué puedo hacer para salir triunfante de esta crisis?

    aceptándola y asumiéndola. no verla como el principio del deterioro…el principio de la tragedia, es justo lo contrario: es entrar a la madurez, y para ello tenemos que retomar la conciencia de que a lo mejor veníamos con un estilo de vida que no es el que más nos conviene, que tenemos que prestar más atención a nuestro cuerpo, no solamente desde el punto de vista estético, que es lo que normalmente ocurre, sino que pensar en hacer prevención, para que los próximos años los vivamos con calidad…

    la palabra crisis viene del griego krisis y este del verbo krinein. en el libro señalo que en esta crisis de transición hay que realizar 3 tareas: separar, juzgar y decidir.

    separar:
    lo que fui de lo que soy ahora.
    lo que debo y no debo hacer.
    lo que verdaderamente realmente quiero y no quiero.
    lo que es real de lo que ha sido una fantasía.

    invito a las mujeres a que, metafóricamente e internamente hagan una limpieza de armario. que saquemos del armario, las mujeres lo entendemos perfecto ya que siempre tenemos esas lindas cosas que compramos, porque supuestamente iban a quedarnos bien y nunca las usamos, solo porque estaban de rebaja las compramos…

    haz una limpieza del armario interior, hay cosas que ya no deben ser. y eso nos cuesta trabajo ya que estamos idealizando las etapas anteriores. ya saqué todo, ya vacié el armario, y comienzo a decidir: esto es valioso, esto me sirve para la siguiente fase, y esto no.

    tomar decisiones. es una etapa para tomar decisiones, que por fortuna, somos lo suficientemente jóvenes para poder realizar, pero suficientemente maduras para que muchos de esos aspectos de inseguridad que tenemos siendo mas jóvenes, ya no tengan importancia.

    los 40, que es la madurez, es el tiempo más pleno de la mujer… una edad sensacional…hasta los 50, inclusive hasta los 60, las mujeres nos sentimos mejor que nunca en nuestra vida.

    “el arquetipo de la princesa se rehusa a desaparecer a pesar de casi un siglo de feminismo y por algo será…” ¿qué me puedes decir de esta frase tuya?

    creo que está repuntando el arquetipo de la princesa… estas mujeres que viven en sus años 30, crecieron en la década de los los años 80 con una baroneza, o una wonder-woman y ahora están pensando en ser la princesa rescatada. te sorprendería la cantidad de mujeres que esta siguiendo este arquetipo de ser la mujer rescatada, que sea un hombre el que tome las riendas de su vida, que sea un hombre que le de sentido a su vida, ¿por qué está ocurriendo eso? me podría aventurar a formular una hipótesis… te diría por el desgaste, ya que no nos hemos sabido manejar adecuadamente en el ámbito laboral, el desempeño de la mujer y apoyo para que tenga en la vida personal y familiar y que tenga ese equilibrio que tanto esperamos.

    ellas no lo vivieron con sus propias madres, entonces les da mucho temor el seguir ese mismo patrón, el de la mujer des-vivida por todo y por todos, el la mujer desgastada, entonces desafortunadamente se evaden a través de esta fantasía de la princesita.

    lo que trato de decirle, es ¿quieres ser princesa? ok. princesa pero siglo 21. normalmente son mujeres profesionales, tienen una labor social importante, en muchos casos ya no son la segunda de abordo con el príncipe, sino que son mujeres y en muchos casos, se están preparando para ser ellas reinas, no?. entonces, las pocas que quedan, cuidado! en el siglo 21 ser princesa ya no es estar esperando a que llegue un hombre y te rescate….

    entonces, ¿quién nos rescata? o ¿no existe rescate en el siglo 21?

    no existe rescate, existe fuerza interior.
    en todo caso, si sientes que has tenido una situación que requieres rescatarte, entonces que te des la mano y que te saques tu misma. nadie te va a rescatar, te pueden apoyar, personas que te quieren, pero nadie te puede rescatar si no te rescatas tu. y es el caso dolorosísimo de las mujeres golpeadas, o mujeres que viven un abuso cotidiano y que en el momento en que alguien más las trata de rescatar, si ellas no están convencidas, desde adentro, que tienen la fuerza para salir adelante, es tiempo perdido ya que regresan a la situación de abuso.

    ¿cómo se es una madre exitosa en un mundo en el que la estructura tradicional se desmorona?

    ser madre siglo 21 es una profesión y requiere que te deshagas de muchos prejuicios y mitos que no se sostienen a la luz de lo que sabemos actualmente del desarrollo de una buena maternidad, y voy a dar algunos ejemplos.

    primero es que no es indispensable que la madre esté 24 horas al día con el niño para que el niño esté bien y que paradójicamente es uno de los aspectos que causa mayores culpas a las mujeres, así sean mujeres con nivel educativo superior, se sienten culpables de dejar al niño. ese es un mito que hay que descartar.

    el segundo mito que tenemos es que vamos a hacer o des-hacer: las madres en los primeros años de vida, y lo que sabemos ahora es que más del 60% de la personalidad y resiliencia o resistencia de los niños es genético e innato, en este sentido lo que una mujer siglo 21 se debiera plantear es que tiene que cuidar su embarazo y escoger bien al padre de sus hijos, en el sentido genético, qué tipo de salud mental hay en los genes de este hombre.

    siguiente elemento tiene que ver con las neuronas espejo. las debemos de tomar muy en cuenta, porque los niños van a estar experienciando lo que está ocurriendo en el hogar. muchas veces pensamos que vamos a tener niños más sanos si los sobre-protegemos de experiencias dolorosas. lo que sabemos ahora del desarrollo psico-emocional de los niños es que si el niño no experimenta en su cercanía, ninguna situación dolorosa o no está consciente de las consecuencias de lo que ellos están haciendo, entonces no van a desarrollar ni la resistencia ni la tolerancia a situaciones difíciles ni la consciencia de las consecuencias de sus actos.

    paradójiamente las personas consideradas más sabias y muchos de los verdaderamente exitosos en la vida, cuando te metes a sus biografías, tuvieron situaciones difíciles cuando pequeños que tuvieron que superar, y eso les dio la resistencia y la proacitividad para salir adelante.

    ¿cómo iniciamos un proceso de sanación, como nos sanamos? ¿como curamos las heridas?

    clarissa pinkola una analista juguiana dice algo que a mi me parece algo muy importante, que para que sanemos, necesitamos lavar las heridas, y lavar las heridas es llorar las heridas. las heridas cuando se contactan, hay que permitir que salga ese dolor que esta acumulado adentro. es muy importante permitirnos llorarlo…que salga como debe salir, con tristeza, con llanto, con gritos incluso, esta es el primer paso. el siguiente paso es decir: ya pasó… ya pasó. nuestro cerebro, la parte emocional que esta situada en el sistema límbico: vive un eterno presente, las situaciones muy dolorosas y muy difíciles, las mantiene en un eterno presente, cuando permitimos que afloren, que salgan que se limpien con las lágrimas, estamos desactivando esos aprendizajes dolorosos, y decirnos a nosotros mismos, ya pasó, es re-ubicarnos en el contexto actual y darnos cuenta de lo que tenemos hoy y dejar atrás esas heridas que tanto daño nos causó. quedarán como un recuerdo, sí, y muchas veces nos ayudarán a ser más empáticas con otros y a poder a seguir adelante en nuestra vida.

    ¿qué es lo mas difícil al relacionarnos con otras mujeres?
    la competencia por el macho. nos sale la gorila que llevamos dentro. para mi es el mayor desafío es la solidaridad de unas mujeres con otras.

    Deja tu comentario

    Código Mujer

    © CódigoMujer – 2016