×
  • amistad (60)
  • amor (294)
  • amor pareja (373)
  • contribución laboral (10)
  • familia (137)
  • historias (704)
  • juntos somos completos (23)
  • maternidad (48)
  • mujeres (288)
  • navidad (5)
  • niños (7)
  • nuevo año (3)
  • optimismo (11)
  • somos multitud (4)
  • viajes (9)
  • violencia (16)
  • yo (218)
  • laura restrepo



    biografía

    es una de las escritoras más reconocidas en latinoamérica.
    fue negociadora de paz entre el gobierno y la guerrilla M-19 en colombia.

    vivió en buenos aires en plena dictadura militar. pasó sus años de exilio en méxico.

    autora de historia de un entusiasmo (aguilar, 2005), al que le siguieron la isla de la pasión (1989; alfaguara, 2005), leopardo al sol (1993; alfaguara, 2005), dulce compañía (1995; alfaguara, 2005), la novia oscura (1999; alfaguara; 2005), la multitud errante (2001), olor a rosas invisibles (2002; alfaguara, 2008) y delirio (premio alfaguara 2004). sus novelas han sido traducidas a más de veinte idiomas y han merecido varias distinciones, entre las que se cuentan el premio sor juana inés de la cruz de novela escrita por mujeres; el premio alfaguara de novela 2004; el prix france culture, premio de la crítica francesa a la mejor novela extranjera publicada en Francia en 1998; el premio arzobispo juan de sanclemente 2003, y el premio grinzane cavour 2006 a la mejor novela extranjera publicada en italia. en la actualidad escribe para el diario el país de españa y es profesora de la universidad de cornell en estados unidos.

    entrevista

    ¿cómo fue criar tu hijo en la clandestinidad? ¿qué memorias tienes almacenadas de esa época?

    seguramente él te dará otra versión que la mía, quizás más crítica. para mi, mi muchacho siempre ha sido lo fundamental, yo me muero por ese niño que ya tiene 32 años, siempre lo llevé conmigo pues en las buenas y en las malas, en las duras y en las maduras.

    para él implicó desarraigo, situaciones de riesgo y debe haber sido difícil vivir con esa madre adolescente y no adolescente por edad sino que por actitud… porque yo iba ahí, por donde me llevara el viento y la pasión política te arrastra… y desde muy pequeñito el adulto era él, me decía: “si tenemos visa?”, “y ya empacaste la maleta?”. él era el polo a tierra… y ya después se reveló, bastante y yo creo que ya vivió toda esa infancia y juventud que le ha tocado restringida, porque la madre lo andaba llevando de la seca a la meca…
    lo que queda entre los dos es un cariño muy profundo… a veces es difícil de llevar, porque esa relación de madre-hijo único es de tal intensidad que a veces trae conflictos.

    yo he tenido pocos lectores para mis libros, mi compañero, mi agente, mi hermana, pedro y pues mi editor, desde muy pequeño, aunque mis novelas son de ficción, siempre implican viajes de investigación, meterse y rebuscarse e ir a sitios raros, pedro siempre me ha acompañado… últimamente menos… que sirva para plantearle aquí el reclamo… (risas)

    ¿qué valores dejó en ti el haber participado del proceso de negociación con el grupo guerrillero M-19, qué fue lo más difícil de enfrentar y lo más enriquecedor de ese periodo de tu vida?

    yo empecé como negociadora de paz, nombrado por el presidente y por el director de la revista semana, ya que era encargada de la sección política de esa revista y buscaban negociadores que fueran aceptados por el gobierno como por la guerrilla. tuve una larga militancia en la izquierda, pero nunca armada… he detestado las armas y las sigo detestando!! no he tocado un arma en mi vida. me acerqué al M-19 a través del proceso de paz, porque creí en su convicción de llegar a un acuerdo de paz en el país. me comprometió mucho ese proyecto y cuando ese proceso de paz terminó con un baño de sangre, yo seguí trabajando con ellos, pero siempre en un comité político que lo que buscaba era abrir los espacios de paz. y ese fue un proceso muy movido, siempre entre los tiroteos y los bombardeos, y ya sabes que no es fácil que se perdonen dos bandos enfrentados donde ha habido tanto agravio recíproco…

    ¿qué me queda? yo pienso que todo ese proceso de paz fue un grandísimo avance democrático en colombia, y me alegra mucho haber tenido la posibilidad de participar activamente.

    en tu última novela, demasiados héroes, la protagonista lorenza, como su hijo mateo deben perdonar para comenzar de nuevo… la reconciliación, el perdón son temas centrales de ésta obra e importantes para nosotras las mujeres. en tu perspectiva ¿qué tan necesario es el perdón para re-comenzar? ¿perdonar nos sana?

    es la única manera. esta novela que mencionas es la única autobiográfica y cuento un capítulo de mi vida que tiene que ver con mi hijo. el tema central es la madre que ha sido militante en argentina, con su hijo que muchos años después vuelven a buscar al padre, que también era militante en la clandestinidad. es una novela muy dirigida a las mujeres, porque plantea la situación de los niños que crecen sin padre, la urgencia de salir a buscarlo y la posibilidad de recuperarlo… es toda la aventura vivida por estos personajes lorenza y mateo, pero que tienen mucho que ver con pedro y yo. fue una novela que escribí conversándola mucho con él. es difícil vivir con un padre que es un fantasma, que no aparece y que no se tiene claro como era la historia… entonces ellos dos salen a re-construir, de alguna manera hacer las pases con el recuerdo del padre, y a tratar de que mateo logre el re-encuentro con esa figura paterna que tiene borrosa.

    perdonar y perdonarnos nos sana. es un ejercicio duro y fundamental, es la única manera de hacer borrón y cuenta nueva y volver a empezar, en términos de política eso no quiere decir ignorar, no quiere decir no someter a la justicia, sí quiere decir una vez que las cuentas están claras, la posibilidad de reconocerse en el otro y de volver a empezar.

    en varias tus novelas ingresas a espacios prohibidos, vetados, cercados, (por ejemplo leopardo al sol/ la novia oscura) espacios casi vírgenes… y los expones, los abres, los des-cubres, los evidencias. que ha sido lo más grato para ti de exponer estos temas y qué has descubierto de ti misma en este proceso?

    me gusta mucho la manera como lo planteas, porque es cierto, tengo la convicción de la realidad como una milhoja… cierto? por fuera ves lo mas evidente, pero si buscas un poquito hay capas y capas que están tapadas. como novelista uno de los placeres, como también de las compulsiones es meterse a buscar lo que está debajo… en estos países nuestros, el secreto en las familias, el secreto del poder, el secreto detrás de las riquezas es muy grande, juega un papel importante, hay una vieja moral que supongo viene de tiempos coloniales que lleva a nuestra sociedad a tapar… por tanto, destapar cada secreto allí estalla un mundo que es interesante explorar… por ejemplo en delirio está la exploración de la locura… yo creo que es más común de lo que se cree, sin embargo es un gran secreto en las familias, para dolor de todos, de quien la padece como de quienes lo rodean. por que lo más grande de una enfermedad es sus metáforas, todos sus silencios y sus secretos se construyen en torno a ella. en mi novela hotsur, buena parte transcurre en el pabellón de las presas latinas de una cárcel norteamericana, la mayoría de los presos de éstas cárceles son negros y latinos… entonces me parecía apasionante e indispensable echar una mirada a cómo vive a esa gente nuestra que va a parar a esas cárceles, muchas veces en condición de indefensión total, a veces sin conocer el idioma, sin posibilidades de defenderse… era uno de esos territorios ocultos que mencionas que te llaman a explorar… es un poco ir debajo de la superficie y buscar ahí los contenidos humanos diversos que puede haber en realidades no exploradas…

    la única persona que conoces verdaderamente al escribir novelas es a tí mismo y el verdaderamente entre comillas, entonces sí tienes que echar mano de tus ideas, de tus sentimientos para poder armar tus personajes… es como un ir y venir, de lo que ves afuera, lo que investigas, la gente que conoces y luego tu propia imaginación que nos pone en un contexto y los coloca en un universo imaginario que viene de ti, que esta en ti pero que tiene su propia coherencia interna independiente de los hechos exteriores.

    “entonces me dice que las voces declarantes nunca son demasiadas, que el diálogo nunca sobra, que lo que sale sobrando siempre es la violencia que se desata cuando el diálogo cesa y las partes sienten que no tienen nada que decirse, que sólo les queda el plomo, la destrucción, la muerte.”


    ¿es el silencio una forma de violencia?
    en tu observación de nuestros países latinoamericanos, ¿qué es lo que todavía callamos? en el plano íntimo y personal, ¿qué es lo que las mujeres aún callamos y deberíamos elevar la voz?

    personalmente vivo buena parte en silencio, para trabajos como el tuyo y como el mío la posibilidad de encerrarse a trabajar es muy buena, lo que pasa es que hay silencios llenos de resonancias y hay silencios que vienen por tapujos, por ocultamiento.

    el sufrimiento de las mayorías es algo que se mantiene en silencio y es como un secreto a voces terriblemente doloroso, contentarnos con que miles de personas vivan mal, es un silencio brutal! porque ese es el gran silencio del continente…. me alegra mucho ver a países que emprenden rutas y tratan de cambiar esto, con todas sus dificultades y defectos… eso está bien, destapar ese silencio, volver al concepto de democracia que tiene como prioridad el bienestar de la gente, darle educación, techo, salud… ignorar eso es un silencio brutal.

    nuestras familias son nuestro gran tesoro, son cadenas de solidaridad y amor dónde nos refugiamos…sobrevivimos en buena medida porque tenemos la solidez de la estructura familiar… pero por otro lado hay unas estructuras jerárquicas brutales en la familia, donde lo que se salga de la norma es callado con virulencia. en delirio por ejemplo, no solamente la precaria salud de agustina que se tapa como si fuera inmencionable, sino que también la homosexualidad de su hermano pequeño, que tiene que crecer contra un padre en que se empeña que el niño sea macho y negando lo que siente sobre su naturaleza y ese es un tormento no solo par el niño sino que para toda la familia… que vive acosada por este secreto…

    son esos secretos que hay que reventar, los secretos en torno a la sexualidad, el derecho de cada quien para actuar como quiera, sin que eso sea motivo ni de reprimenda ni de dolor ni de tapujos… no es gratuito que la telenovela sea un género tan importante entre nosotros, las telenovelas giran en torno a secretos. el secreto del origen, no se sabe quien es el padre; el secreto en torno a las fortunas, no se sabe cómo la familia se hizo rica; el secreto en torno al poder, no se sabe quien es el que está mandando por detrás… yo creo que eso tiene mucho que ver con esa camisa de fuerza que es la hipocresía, la falsa moral que todavía campea en el continente.

    “¿qué otra cosa es una novela que una búsqueda?
    es elemento común en las novelas, la persona que narra no sabe, y pregunta para intentar saber, es el agente para re-construir.”

    una buena novela es como mínimo es una herramienta bastante penetrante y siempre cautivante, una buena novela es siempre un premio.

    un buen poema, una buena obra de teatro, una buena novela es la posibilidad de mirar un ser humano más pleno que el que percibimos, más oscuro, y también más complejo… y sí son son herramientas de revelación, por eso el placer que nos produce una buena película… es como si hubieses ganado algo importante… de alguna manera sales sabiendo más de ti mismo que de lo sabías antes de entrar al teatro. quizás ahí radica la felicidad que nos entrega leer una novela. te cautiva porque los personajes te están hablando de ti mismo…

    recuerdo una vez un fotógrafo que me estaba tomando una serie de fotos y me decía que le dijera cuando la luz se reflejaba en su lente, porque me decía: “cuando usted ve la luz reflejada en mi lente es porque mi lente está viendo la luz reflejado en sus ojos…”, creo que con las novelas pasa lo mismo, cuando la persona se puede ver reflejada en el personaje, ahí es cuando se produce ese click, porque ya la novela no se trata tanto de sus protagonistas sino que se trata más bien del lector… cuando se produce esa alquimia, ahí la novela esta surtiendo el efecto que puede surtir…

    ¿cuáles son las 3 preguntas que una mujer debería hacerse a si misma durante su vida?

    yo valoro mucho la alegría, creo que es la gran herramienta que tenemos para derrotar los problemas, salir adelante y vencer la suerte adversa. me gusta esa frase de la biblia que dice: alabaré la alegría, para mi es todo un credo… (no soy religiosa, pero la biblia me encanta)

    de pronto, la pregunta sería… ¿cómo puedo ser feliz?, ¿cómo puedo hacer feliz a los demás? y… ¿cómo puedo colaborar para un mundo mejor?

    Deja tu comentario

    Código Mujer

    © CódigoMujer – 2016