×
  • amistad (60)
  • amor (294)
  • amor pareja (373)
  • contribución laboral (10)
  • familia (137)
  • historias (704)
  • juntos somos completos (23)
  • maternidad (48)
  • mujeres (288)
  • navidad (5)
  • niños (7)
  • nuevo año (3)
  • optimismo (11)
  • somos multitud (4)
  • viajes (9)
  • violencia (16)
  • yo (218)
  • con todo y a pesar de todo



    ¿se nace resiliente o se trata de una virtud que se aprende?

    la resiliencia es la capacidad de las personas de atravesar situaciones adversas, superarlas y desarrollarse positivamente, incluso saliendo fortalecidas por la experiencia. las crisis, los duelos, las amenazas, los peligros extremos que a uno le haya tocado vivir pueden encerrar, paradójicamente, un potencial de vida, de promover las fortalezas propias. en realidad la resiliencia es un proceso: están por un lado las fuerzas biológicas, pero también pesan mucho las interacciones, los vínculos precoces, los primeros afectos y cuidados, el sostén que reciba el bebé, la figura de apego que le facilite el  lenguaje, serán un aporte fundamental para su buen desarrollo. de ahí la importancia de la familia y el contexto, de lo afectivo y lo social.

    todos tenemos que tejer nuestras personalidades sorteando las circunstancias más o menos felices que nos hayan tocado, y mucho dependerá de los apoyos con que contemos. como dice el neuropsiquiatra boris cyrulnik: “no hay herida que no sea recuperable". el ser humano es capaz de construir su resiliencia desde los primeros días de vida, y salir a flote, a pesar de las más difíciles situaciones.

    ¿qué factores son importantes para que una persona desarrolle resiliencia?

    es  importante que exista un "tutor de resiliencia", que es un "otro" u "otros significativos". pueden ser los padres, o uno de ellos, otro miembro de la familia, de la vecindad, o un docente. la clave es que ofrezcan: presencia, acompañamiento en las buenas y en las malas; amor Incondicional, aceptación de la conducta del otro, sin juzgar, aunque incluya los límites necesarios, sin coerción; que promueva y reconozca los logros, estimule su creatividad, su humor, su curiosidad y su deseo de aprender.

    ¿cómo se reconoce a una persona resiliente?

    hay ciertas características que suelen ir asociadas. el psiquiatra elbio néstor suárez ojeda las llamó “los pilares de la resiliencia”. las enumero:

    • autoestima consistente: es la base de las demás cualidades. surge del cuidado afectivo y del apoyo incondicional de una o más personas significativas.
    • capacidad de introspección: poder observarse a sí mismo y darse una respuesta honesta.
    • independencia: diferenciarse del medio con problemas, con la posibilidad de mantener una distancia óptima, emocional y física.
    • capacidad de relacionarse: habilidad de hacer nuevos vínculos con otras personas, con intercambios que puedan incluir amistad y afecto.
    • iniciativa: interés de asumir nuevas tareas, cada vez más complejas.
    • sentido del humor: encontrar lo cómico en la propia tragedia.
    • creatividad: posibilidad de transformar y embellecer espacios, objetos y situaciones.
    • moralidad: capacidad de comprometerse con valores propios y respetar las ideas y conductas ajenas.

    ¿es posible medir la resiliencia en una persona?

    la resiliencia es un conjunto de procesos sociales e intrapsíquicos, que posibilitan tener una vida sana, aún viviendo en un medio malsano. no es un atributo con el que los niños nacen ni que adquieren exactamente; más bien, es un proceso que se desarrolla a lo largo del tiempo, una combinación entre los atributos del niño y su ambiente familiar, social y cultural. la resiliencia puede ser medida y es parte de la salud mental. para las personas que han experimentado sufrimientos graves, es esencial encontrar un sentido a su sufrimiento y a su vida, poder reconstruirse, comprometerse en una nueva dinámica. el vínculo y el sentido son los dos fundamentos básicos de la resiliencia. pero además, el psicólogo estadounidense martin seligman, creador de la psicología positiva, da cuenta de cómo la resiliencia contribuye a la calidad de vida y es  “árbitro” de las experiencias negativas.

    ¿cómo se evidencia la resiliencia en los niños?

    la psicóloga y pedagoga edith grotberg halló que los chicos resilientes se expresan con determinadas verbalizaciones, agrupadas en torno a las frases: "yo tengo", "yo soy", "yo estoy", "yo puedo". estas frases demuestran distintos aspectos de la resiliencia: autoestima, confianza en sí mismo y en el entorno, autonomía y competencia social. por ejemplo:

    tengo… personas alrededor en quienes confío y que me quieren incondicionalmente / que me ponen límites para aprender a evitar peligros o problemas / que me muestran por medio de su conducta la manera correcta de proceder / que me ayudan cuando estoy enfermo o en peligro o necesito aprender.

    soy… una persona por la que otros sienten aprecio y cariño / feliz cuando hago algo bueno para los demás y les demuestro mi afecto / respetuoso de mí mismo y del prójimo / capaz de aprender lo que mis maestros me enseñan / agradable y comunicativo con mis familiares y vecinos.

    estoy… dispuesto a responsabilizarme de mis actos / seguro de que todo saldrá bien / rodeado de compañeros que me aprecian.

    puedo… hablar sobre cosas que me asustan o me inquietan / buscar la manera de resolver mis problemas / controlarme cuando tengo ganas de hacer algo peligroso o que no está bien / buscar el momento apropiado para hablar con alguien o para actuar / encontrar a alguien que me ayude cuando lo necesito / sentir afecto y expresarlo.

    los agentes de salud y los educadores podemos promover la resiliencia si procuramos que la crianza y la educación formal y no formal aumenten las situaciones que producen estas verbalizaciones en cada niño.

     ¿tiene la resiliencia que ver con el "aguante"?

    si definimos “aguante” como una actitud pasiva, con la vivencia de que somos víctimas -de nuestros padres, jefes, parejas o gobernantes-, si se tiene como creencia que nada cambia ni cambiará nunca, entonces, no tienen nada que ver con la resiliencia. esta posición se relaciona con lo que llamamos "la profecía autocumplida". se refiere a aquellas personas que dicen "no voy a poder", "me va a ir mal en el examen", "seguro que no me van a dar ese trabajo", y esperan que esa idea se cumpla, ¡y lo logran! se ubican en situación de víctimas, impotentes, sin energía ni decisión para pensar en una propuesta de mayor compromiso.

    una persona resiliente, en cambio, es la que necesitó y pidió ayuda, por y a pesar de su sufrimiento, pudiendo comunicar su necesidad a interlocutores válidos, lo cual es un valor en sí mismo. además, fortaleció su amor a la vida y a los otros, dejando atrás el odio y el rencor, a favor del proyecto, la esperanza, el perdón. y al mismo tiempo sostiene una actitud crítica y comprometida, para promover los cambios que crea pertinentes.

    entrevista realizada a la psicóloga y profesora de filosofía juana vinokur y publicada en la revista sophia online. si quieres leer más de este tema y otros interesantes artículos visita este link! http://www.vivisophia.com/index.php

     



    entrevista por karenmontalva

    Código Mujer

    © CódigoMujer – 2016