×
  • amistad (60)
  • amor (294)
  • amor pareja (373)
  • contribución laboral (10)
  • familia (137)
  • historias (704)
  • juntos somos completos (23)
  • maternidad (48)
  • mujeres (288)
  • navidad (5)
  • niños (7)
  • nuevo año (3)
  • optimismo (11)
  • somos multitud (4)
  • viajes (9)
  • violencia (16)
  • yo (218)
  • de la crisis a la renovación



    maite bayona es escritora y coach espiritual. se licenció en filología anglo-germánica en la uab de barcelona, ejerciendo como profesora de lenguas y traductora. también es terapeuta de ayurveda y shiatsu entre otras terapias alternativas. como buscadora de la verdad más profunda del ser humano da su apoyo personalmente a las personas que se lo soliciten como coach espiritual. en su primer libro, conquista tu felicidad, nos proporcionó las herramientas para adentrarnos en nuestro interior.  su segunda publicación el goce de las pequeñas cosas ahonda en esa filosofía que busca ir más allá de las apariencias y que nos ayuda a comprender el mundo como un reflejo fiel de nuestro interior.

    llegué a maite por esa mágicas coincidencias de la vida. agradezco haberla leído y haber encontrado en sus escritos y sus libros tanta sabiduría para el corazón. hablar con ella fue tremendamente inspirador y me hizo pensar muchísimo en mis hábitos y prácticas personales... las palabras de esta maravillosa escritora son, sin duda, un regalo para todos quienes valoramos el cultivo de nuestro mundo interior.

    “a veces el caos se  presenta en nuestra vida por sorpresa, para traernos una renovación necesaria.”  ¿qué nos enseña el caos y la crisis?  ¿qué te enseño a ti?

    pues como todo en la vida es una paradoja, el caos lo que hace es ordenarlo todo. el caos es un desorden para volver al orden, pero no para volver al que había antes, si no, a un nuevo orden. siempre existe algo que es más profundo dentro de nosotros, y en el fondo, anhelamos llegar siempre a la profundidad, porque todos sabemos que está ahí.
    necesitamos el caos, es necesario para volver hacer un nuevo orden. es lógico que se tenga que desordenar la vida para que vuelva a ordenarse de otra manera distinta, pero nos da mucho miedo vivir en el desorden y la incertidumbre… creo que se trata, simplemente, de mantenerse firmes. la sabiduría dice que tienes que observar el caos y se va, porque no hay nada estable, ni siquiera nosotros, con el tiempo, somos la misma persona. te quedas y observas el caos, y si no te resistes, se crea a crear un nuevo orden de forma automática.

    ¿qué te enseñó a ti esa gran crisis?

    han sido unos años de aprender muchísimo. el ser humano tiende a la comodidad que conoce muy bien, entonces la vida nos da pataditas, nos empuja, nos trae crisis porque

    sabe que cuando entremos más adentro estaremos mejor.
    cómo explicó una vez osho: estamos viviendo en el porche de un palacio y no nos atrevemos a entrar. nos quedamos ahí a dormir y aunque creamos que ahí estamos bien, existen otros lugares!! el espacio infinito que hay dentro de nosotros, es un espacio que tenemos que explorar… ese ha sido mi descubrimiento personal de la crisis.
    la crisis es una invitación a la aventura del mundo interior.

    hablas acerca de retirarnos a la calma, a la no resistencia y también menciones que cuando hacemos esto, cuando nos vamos al silencio los problemas pueden terminar resolviéndose solos.  ¿cuál es el argumento que va detrás de esta afirmación?

    el problema no existe, para nada. el problema está solamente en la mente. hay una mente ahí en guerra que crea problemas, entonces, la solución es pegar un salto e ir al otro lado de la mente, pero ¿cómo haces ese salto? el salto es lo contrario de la mente, es el acallamiento, es el silencio, es pura lógica… puro sentido común. si los problemas están en la mente, salgamos de la mente.

    el problema lo crea el estado de conciencia en que estas, entonces sal de ese estado de consciencia y saldrás del problema. toda esa base de acallar la mente, es un proceso de acallamiento y bueno, tenemos un contrincante que tiene muchísima fuerza, porque es el motor creador de nuestra vida. la mente es el motor que está creando nuestra vida, entonces uff! tenemos ahí un gran dragón, que como buenos luchadores tenemos que enfrentarnos a él con sabiduría.

    ¿qué has ganado tú con dedicarte al silencio, y que podríamos ganar nosotros con callar?

    lo que ganas con el silencio es a ti mismo. si realmente quieres conocerte, si quieres conocer otra forma de vivir, has de entrar en el silencio. todos vivimos en la superficie, en el ruido, buscando  afuera lo que no se encuentra afuera, porque lo que buscamos en la vida es encontrarnos a nosotros mismos y eso en silencio donde te encuentras.
    ¿cómo se hace eso de manera práctica?

    en el primer libro “conquista tu felicidad” comparto ejercicios prácticos para volver al presente. por ejemplo, solo necesitas una respiración y nada más. con una respiración ya vuelves al presente; pero no una respiración consciente, tienes todo el día, absolutamente todo el día de tu vida, todos los segundos para conectarte, pase lo que pase, porque todos tenemos retos, malos días, a veces resulta difícil esa conexión no?
    pero en la práctica cotidiana es donde realmente tienes más opciones de conectarte con ese silencio. simplemente deja de buscar en la mente lo que necesitas, que no tienes, porque es muy sutil no? siempre hay excusas de que tenemos muchas cosas que hacer, siempre vamos hacia adelante. por ejemplo, si estoy preparando la comida, estoy presente en ese momento, no intentando escapar de esto, y volver hacer otra cosa de la cual también me voy a escapar… y es que siempre es un escape continuo con la mente. la mente piensa que el momento presente no te ofrece suficiente, algo hace falta. entonces lo buscas fuera del momento presente y te escapas de absolutamente de todo lo que haces. hablas con una persona, y estas pensando en otra cosa, o estas mirando el móvil… lees una cosa, e incluso estás pensando en 50 mas… la mente no se cree, o no quiere creer que el momento presente es perfecto y pleno, y esta todo aquí. es cuando te vas del momento que lo pierdes, es cuando buscas algo afuera que te pierdes a ti mismo.
    volver… es volver creo que la vida espiritual es volver a ti mismo, volver al momento presente y sentir.  es una simple respiración que te trae devuelta.

    en tu segundo libro señalas que es necesario vaciarnos para alcanzar la paz y la felicidad. ¿qué significa vaciarnos?

    es hacer este silencio. es como abrir la mano y dejar todo fluir, aceptar todo lo que este momento te ofrece, y darle razón a la vida… abro la mano y veo lo que la vida me está dando en este momento. me despojo de esa necesidad de controlar, de que las cosas sean como yo quiero que sean. en ese momento de soltar tú puedes ver lo que hay ahí mismo, y si te adentras en ese silencio y en ese  apreciar las cosas, entonces es cuando ves que realmente es pleno y  ves que todas las cosas que han sucedido tienen un sentido…

    osho decía que la mente es desorden, ósea, si estamos desordenados, es que estamos en la mente. el orden es cuando vuelves a ti, a ti mismo.

    en el libro hablo de muchas cosas, de vaciarse de todas las experiencias del pasado, de lo que sea de controlar, de darte cuenta que la potencialidad de todo está ahora mismo aquí, en este momento. y es el vacío lo único que te va a permitir darte cuenta de lo que tienes. una mente llena no aprecia nada… sería como una habitación que empiezas a decorarla y la llenas de cosas, y al final no ves nada… hay demasiadas cosas, para apreciar la armonía y el orden tienes que quitar y poner las piezas justas.

    ¿qué deberíamos sacar desde ese punto de vista? ¿de qué deberíamos desprendernos?

    deberíamos desprendernos en un principio de todas las palabras… de las ideas por ejemplo, sería un buen comienzo… de todos los conceptos, porque no existe nada que sea absolutamente verdad. ya decía platón, es el mundo la ilusión, el mundo de las ideas es el que está reflejado en las sombras de la cueva… pero lo real está más allá de las palabras. entonces cuando nos empeñamos en creer cualquier pensamiento, y encima creemos pensamiento que nos hacen infelices, es el momento que estamos ya enganchado a algo que no es real. sea lo que sea, cualquier idea que ahora mismo te está amargando la vida, es una idea de la que has de desprenderte, has de cuestionarla y dejarla ir.  la verdad absoluta está en el silencio, y no se puede comunicar a través de las palabras…

    te podría relatar unas cuantas cosas... por ejemplo, vaciarnos del deseo. el deseo es algo muy interesante. realmente si no hubiera deseo, esto lo dicen los monjes budistas, “cuando no hay deseo estas en paz”. hay deseos que son buenos, que incluyen a los demás, que te hacen avanzar en la vida, que te hacen proyectarte, eso está bien… pero cuando te quedas enganchado en un deseo, el mensaje que le das a la vida es que “deseo algo, porque este momento no es completo”, entonces en el momento que estas en ese movimiento mental, ya no aprecias lo que tienes ahora y es la apreciación de ese momento lo que te da esa paz.

    vivimos en la sociedad del deseo, nunca es suficiente... todo se trata en quedarte en el sitio en el que estas, quedarte a apreciar las pequeñas cosas… hasta que no hagamos este “vaciado” de todas estas cosas no podemos empezar a sentir la verdad de lo que somos. y no nos sentiremos en cada hasta que no nos quedemos quietos.

    vaciarnos del dolor, a lo mejor puede llegar a durar muchos años, porque es una práctica constante. cuando vuelves al presente con lo primero que te encuentras es con el dolor. todos tenemos muchos dolores acumulados. entonces claro, que pasa que no quieres dolor y vuelves a proyectarte y vuelve la mente a decirte: cuando este allí, cuando digas esto… entonces allí recién podrás estar bien. pero claro, es una trampa, porque cuando vuelves al presente ha de estar consiente que la alegría y el dolor van juntos y no se pueden separar. no existe una vida sin dolor, entonces hay que abrazar ese dolor también, porque forma parte de la vida. y que sufrir no es ni bueno ni malo, pero no querer sufrir si es malo, lo malo es no querer sufrir.

    acepta el sufrimiento que estás pasando ahora, abrázalo como si fuera un bebe que está llorando, dale mucho atención, y en el momento de atención él bebe se calma.
    el camino es más largo, porque sabes lo que pasa que el dolor está dentro de tu mente aunque lo tapas, y lo vas  tapando y vas ignorando que está ahí, e inconscientemente eso te va dirigiendo igualmente. es una energía de baja frecuencia que te dirige. ser valiente es el camino, el camino del guerrero. decir estoy aquí, aquí con todo lo que hay y abres bien los ojos, y te das cuenta que el dolor era un espejismo. lo bonito de la vida espiritual es eso, que el dolor no existe. el dolor es un espejismo. el sufrimiento es un espejismo igual que lo es todo el mundo ilusorio, porque cuando entras más profundamente en el fondo de tu conexión interna con el universo, con dios, con todo lo que es sagrado para ti, ahí te das cuenta que el dolor no existe. existe como contraste, pero hay algo más allá, algo más real que el dolor que es la dicha, la paz del corazón, la paz, de tu corazón… es más real que el dolor.

    si quieres leer más de maite bayona, ingresa aquí!

    http://www.maitebayona.com/



    entrevista por karenmontalva

    Código Mujer

    © CódigoMujer – 2016