×
  • amistad (60)
  • amor (294)
  • amor pareja (373)
  • contribución laboral (10)
  • familia (137)
  • historias (703)
  • juntos somos completos (23)
  • maternidad (48)
  • mujeres (288)
  • navidad (5)
  • niños (7)
  • nuevo año (3)
  • optimismo (10)
  • somos multitud (4)
  • viajes (9)
  • violencia (16)
  • yo (218)
  • el goce de las pequeñas cosas



    maite bayona es escritora y coach espiritual. se licenció en filología anglo-germánica en la uab de barcelona, ejerciendo como profesora de lenguas y traductora. también es terapeuta de ayurveda y shiatsu entre otras terapias alternativas. como buscadora de la verdad más profunda del ser humano da su apoyo personalmente a las personas que se lo soliciten como coach espiritual. en su primer libro, conquista tu felicidad, nos proporcionó las herramientas para adentrarnos en nuestro interior.  su segunda publicación el goce de las pequeñas cosas ahonda en esa filosofía que busca ir más allá de las apariencias y que nos ayuda a comprender el mundo como un reflejo fiel de nuestro interior.

    llegué a maite por esa mágicas coincidencias de la vida. agradezco haberla leído y haber encontrado en sus escritos y sus libros tanta sabiduría para el corazón. hablar con ella fue tremendamente inspirador y me hizo pensar muchísimo en mis hábitos y prácticas personales... las palabras de esta maravillosa escritora son, sin duda, un regalo para todos quienes valoramos el cultivo de nuestro mundo interior.

    “las pérdidas nos muestran crudamente lo que verdaderamente hay en nuestra vida” ¿cómo las enfrentamos?

    por sobre todo, necesitas compresión. cuando pierdes algo, lo que visualizas es lo que no tenías, una ilusión de lo que tuviste. puedo pensar en muchas cosas… por ejemplo, cuando se rompe una relación, lo que estabas creyendo como ilusión no era real, entonces la perdida te muestra donde estabas realmente.

    las cosas que pierdes te enseñan lo que realmente tienes. por ejemplo la muerte te muestra lo que es la vida.

    eres como un río... si observas el río te ves a ti misma. el ser es un cúmulo de emociones que cambian, un cúmulo de pensamientos que van pasando. yo no soy la persona que era ayer. todo lo que paso ayer ya me ha cambiado. ¿cómo podemos pensar que la vida es estática?, ¿cómo queremos parar todo y conservarlo como permanente? todos cambiamos, entonces cuando una relación evoluciona, tú sigues creyendo en la ilusión de lo que fue la relación al principio, te quedaste ahí, anclada y cuando llega la perdida, lo que ves, es lo que tenías.

    quizás ya no existe la historia de amor que empezaste, y como todo evoluciona, la pérdida llega para decirte: esto es lo que tienes, mira ahora tu realidad. tienes mucho. te muestra que tienes todo un camino que volver a formar. en la pérdida ganas, y cuando ganas pierdes. todo en este mundo es una paradoja total… en la perdida se te muestra lo que te faltaba y todo lo que puedes tener.

    

me gustaría que compartieras algunas de las herramientas que compartes en tu primer libro para ser felices.

    me encanta la idea de lavar los platos, una cosa que haces a diario y que te puede llevar rápidamente al tiempo presente. es una idea que saqué de un monje vietnamita thich nhat hanh, una persona a la que admiro profundamente… y que plasme en el libro.
    solamente lavando los platos, estando allí en los platos, puedes regresar al momento presente. has de regresar porque tu vida está aquí, no atrapado en el pasado, no anclada en futuro y refugiada en la idea de que las cosas van a mejorar, sino en tu presente.

    las cosas ya son mejor, ya son buenas ahora mismo, con esa idea puedes salir finalmente de la ilusión del futuro o de la trampa del pasado.

    la meditación es una herramienta esencial para darnos cuenta que cualquier cosa que integras en tu vida, se convierte en ti misma… entonces elige las cosas que haces a diario. elige lo que comes, tu descanso, elige las personas con las que hablas, los canales de televisión que miras, los libros que lees, ya que todo se convierte en ti. la vida es una elección.

    finalmente cada uno de los sentidos te conecta con esta vida, tu vida se experimenta a través del cuerpo, entonces si no cuidas tu cuerpo, no puedes percibir bienestar. amarte, quererte es regresar al cuerpo también y darle el descanso y el alimento que necesita para que a través de él puedes experimentar bienestar.

    el cuerpo es un templo sagrado. todo el conjunto, la mente, el cuerpo y el corazón son las herramientas que hablo en mi libro “conquista tu felicidad”… hablo del corazón también, de que efectivamente todo esto no te servirá si no comprendes una de las ilusiones más grandes que existen, que es pensar que el otro es alguien es diferente de ti. el otro eres tú siempre, siempre, siempre. en el momento que crees que el otro es diferente, creas un enemigo.

    ¿qué significa que el otro sea igual que tú?

    no igual… no es que sea igual, si no que eres tú. la otra persona existe para que tú puedas experimentarte a ti mismo. todo el universo es un reflejo de tu propio ser. t
    todo lo que tú eres, es lo que ves fuera, no podía ser de otra manera… no lo podrías ver afuera, si no estuviera dentro de ti. por lo tanto, ¿por qué pensamos que todo lo que hay fuera es el enemigo? no es el enemigo, es el enemigo interno. entonces, en el momento que yo acabo esta guerra, ya no existe el enemigo.

    tú me traes un mensaje, todo lo que yo no quiero ver de mi o todo lo aquello que yo admiro en mí reflejado en mi mundo.

    cada una de las personas nos traen parte de espejo, hemos de pensar que el otro siempre somos nosotros mismos.

    el mundo que vemos es un reflejo, una proyección de lo que hay en nuestro interior...
    como es adentro, es afuera. vivir con esta sabiduría es más que suficiente para ir sanando, porque ahí desaparecen todos los victimismos y todo el “es que el mundo es cruel”, “es que las personas…” todo está en ti, has de sanarlo en ti.

    el proceso de sanación es proceso de conciencia, es sencillo. volver al presente…todos los que hemos venido a este plantea tenemos pequeño trabajo que hacer. yo creo que somos como niños pequeños. es como me veo a mi misma, y como me he visto en el pasado… es como querer escurrir el bulto, mirando la actualidad, creyéndonos autosuficientes, engañándonos, no queriendo enfrentar las cosas… aun que en el fondo, todo eso es peor. es peor no enfrentar la verdad, y si, echándole las culpas al mundo siempre, es que es claro que el mundo está mal, pero somos nosotros los que debemos sanar para que sane el mundo. es la guerra que está en nuestra mente la que debemos de frenar.

    no somos libres, pues la mente no es solo tuya, tú no tienes una mente suelta. tu mente está conectada a tu pueblo, a tu familia, al plantea al final. hay una mente de dolor, de ignorancia que es la que has de superar. este niño pequeño ha de crecer, y ha de ver la realidad, y no es nada malo que vea la realidad! cuando vea la realidad vera que ahí es donde estaba lo bueno. la luz te mostrara otro mundo diferente, que también estaba aquí y que ya está aquí, de hecho, es la buena noticia que dentro de este mundo de guerra también existe la posibilidad de transformarlo… al transformar tu mente, transformaras esas sombra en luz.

    si la tendencia natural es siempre culpar hacia afuera... ¿cómo podríamos evitar esto y trabajar un poco el tema del reflejo y la proyección, pero de manera positiva?

    necesitas comprensión, comprender porque nadie te va hacer creer algo que no tu no sepas desde adentro. yo te puedo decir muchas cosas, pero si tu no lo comprendes te va a dar igual lo que yo te diga. tú tienes que comprender la realidad.

    cuando lo observas desde una mente calmada, desde el silencio de tu mente, verás que el mundo existe siempre conectado con lo que hay en tu mente. cuando tu mente está bien, te levantas y todo va bien, parece que todo está en su sitio! mañana duermo mal y me pasa cualquier cosa, y me levanto con el pie izquierdo y todo parece que está mal…

    pero el mundo no cambia así, es tu mente la que está cambiando.  cuanto tu vayas observando todo eso, verás que lo que están afuera no son los culpables, si no lo que está dentro de ti, y que cada vez que tu cambias una piececita dentro, se refleja fuera. entonces podrás desprenderte de la culpa, porque dirás es que no tiene sentido poner un culpable y te darás cuenta que estás viviendo tu propia proyección…

    un mensaje final sin pauta ni preguntas intermedias.

    debemos darnos cuenta que es la conexión con nosotras mismas la que nos va a hacer fuertes, la que nos va a dar el poder. no pensemos que afuera hay mundo masculino que nos oprime a veces, sino que, a través de nuestra propia conexión vamos a tener un poder que no es comparable con ningún poder externo, son nuestras acciones, nuestras palabras...

    animo a todas las mujeres a conectarse en cada momento de sus vidas consigo mismas, porque esto es el amor. abrir los ojos y sentir tu vida, y a partir de esa conexión sentir una luz que ilumina todo el mundo.



    entrevista por karenmontalva

    Código Mujer

    © CódigoMujer – 2016