×
  • amistad (60)
  • amor (291)
  • amor pareja (370)
  • contribución laboral (10)
  • familia (137)
  • historias (701)
  • juntos somos completos (23)
  • maternidad (48)
  • mujeres (287)
  • navidad (5)
  • niños (7)
  • nuevo año (3)
  • optimismo (9)
  • somos multitud (4)
  • viajes (9)
  • violencia (16)
  • yo (216)
  • no más víctimas



    mónica bulnes, mexicana, psicóloga, cursó el magíster en ciencias de la familia y es consultora, charlista internacional y escritora (“no más víctimas. cómo fortalecer el carácter de los niños para prevenir el abuso” de ed. planeta en su segunda edición), especialista en los temas persona, pareja y familia ciudad de méxico. en méxico, fue co-conductora del programa “crónicas de familia” en radio centro (mayor conglomerado radial del país). desde hace 8 años es productora y conductora de “pregúntale a mónica” (www.preguntaleamonica.com), con un promedio de 150,000 descargas de sus episodios al mes. es uno de los 40 programas más escuchados en internet en español a nivel internacional y ganó el primer concurso internacional de podcasts iberoamericanos, en la categoría educación. ha producido video cápsulas en los temas de su especialidad para la televisión y otros medios audiovisuales. junto con su familia, reside en chile desde el año 2006.

    por @karenmontalva

    ¿qué justifica tu posición de que las mujeres permanezcan en casa en los primeros años de vida de sus hijos? ¿qué alternativas (compensaciones) hay para aquellas mujeres para las que no es posible esta condición?

    muchas investigaciones han demostrado las ventajas de un cercano vínculo entre madres e hijos, desde los primeros instantes de vida del bebé. por ejemplo, para sólo mencionar un tema de salud física, se ha visto que fortalece el sistema inmunológico del recién nacido, previniendo enfermedades. el vínculo es un proceso vital que impacta tanto a la madre como al niño y permanece por muchos años. ¿por qué la madre? porque es quien tiene el lazo biológico con su hijo. el vínculo con el padre también es fundamental, y aporta otro tipo de ventajas, pero el de la madre es determinante.

    para las madres que trabajan todavía pueden fortalecer el vínculo con su hijo, “construyendo” momentos especialmente orientados a reforzar este lazo: masajes para el pequeño, mucha vocalización (hablarle), pequeños juegos y mucho contacto físico.

    a partir de tu último libro: no más víctimas, ¿cuáles son algunas de las herramientas que puedes compartirnos para fortalecer el carácter del los niños y evitar el abuso infantil?

    estoy convencida de la importancia de hacer sentir a los hijos capaces. esta característica lo fortalece de tal manera que puede evitar que se convierta en una víctima de cualquier tipo de abuso. de esta manera, al seguir una estrategia educativa como la que propongo en mi libro, a la que he llamado “hijo, tú mandas”, y que se “aplica” con cariñosa firmeza, los niños se van haciendo responsables de las decisiones que tomen sobre sus actividades y tareas, y trabajan desde muy temprana edad el “auto-control”, habilidad fundamental en el fortalecimiento del carácter.

    si los padres somos responsables del 95% del comportamiento de los hijos, ¿qué responsabilidad nos compete en el bullying?

    definitivamente, como padres, no podemos controlar que un agresor ataque a nuestro hijo, sin embargo, los papás podemos ayudarlo a que sepa manejar adecuadamente estas desafortunadas situaciones.  por supuesto que nuestro trabajo no se limita a esperar a que el niño se atacado para empezar a “capacitarlo”.  se trata de ir formando niños con carácter fuerte desde la primera infancia, no sólo para prevenir el abuso, sin para que sean capaces de construirse un buen destino.

    ¿qué podríamos hacer para manejar una “pataleta” en casa y una en un área pública? ¿dónde se originan estas conductas?

    las pataletas son llamadas extremas de atención. pueden ser provocadas por cansancio, hambre, frustración o porque los papás las fuimos construyendo gradualmente (¡así es, aunque parezca absurdo, ya que aborrecemos los berrinches!)
    la mejor estrategia es no tener ningún tipo de contacto visual o verbal con el pequeño hasta que se haya tranquilizado por sí mismo. por supuesto hay que vigilar que durante la rabieta el niño no se lastime, pero debe de saber que sólo obtendrá atención cuando la pida adecuadamente.

    en un área pública, la verdad es que lo mejor es resistir las miradas desaprobatorias de los adultos a tu alrededor, y hacer lo mismo que harías en casa: esperar a que el pequeño termine de estar llorando y pataleando, sin verlo ni hablarle… hasta que se tranquilice. si es una situación muy incómoda, recomiendo que, nuevamente, sin verlo o hablarle, regreses con él a tu casa para que ahí continúe el berrinche. es decir, nunca hay que ceder ante la pataleta (ni aunque estés en público) porque si lo haces, estarás garantizando que las pataletas continúen porque – sencillamente – ¡funcionan!

    háblame acerca de cómo le enseñamos a nuestros hijos a decir si o no.

    el arte es enseñarles a decir “si” y a decir “no” adecuadamente. y eso se logra tras años de usar la técnica “hijo, tu mandas”, ya que promueve la colaboración y la participación de todos en el hogar. es importante decir que no es una estrategia “mágica” o “milagrosa”.  habrá momentos en que el hijo se porte mal y que tengamos que “apretar las tuercas” para que todo retome su camino. pero siendo consistente y persistente, la cosa funciona.

    hoy se habla mucho acerca de las relaciones desechables, en este contexto, ¿cuáles serían las principales funciones de la pareja para permanecer exitosamente?

    recordar las razones por las que elegiste a esa pareja y no otra para acompañarte en la vida (sus virtudes y fortalezas), enfocándose en ellas con mayor intensidad que en lo que la pareja no es… y luego tratarse con amor.  mantener el trato del pololeo. sé que suena simple, pero también sé que puede llegar a ser complicado. pero si nos esforzamos por mantener estas dos perspectivas (concentrarte en lo que sí tienes y tratar con amor), la relación cambia positivamente.

    has hablado acerca de la disposición y la ternura como elementos básicos para fortalecer la relación de pareja. cuéntame de esto.

    es precisamente de lo que hablaba en el párrafo anterior.  es frecuente que nos sorprendamos siendo más amables y educados con perfectos extraños que con nuestros más cercanos familiares. si empezamos con tener este trato con nuestra pareja (amabilidad y educación) y desde ahí crecemos hacia el cariño, cuidado, consideración, etc., los lazos que los unen se fortalecen de manera impresionante.

    en tu experiencia, ¿qué buscan y esperan las mujeres de hoy en una relación de pareja? ¿y los hombres?

    creo que todos deseamos una compañía estable y tranquila. quien nos apoye y cuide cuando nos sentimos frágiles. que nos inspire y a quien admiramos, pues tiene características que nosotros no poseemos.

    ¿qué deberíamos tener en cuenta a la hora de discutir con nuestra pareja? ¿hay algún patrón o consejo sugerido por ti?

    primero, elegir bien las batallas. ¡hay tantas cosas por las cuales es inútil discutir! nos dedicamos a luchar por pequeñeces que desafortunadamente construyen en las grandes distancias que acaban terminando con la relación. cuando verdaderamente exista una diferencia de la que valga la pena llegar a un acuerdo, la empatía (entender por qué el otro piensa como lo hace) y la consideración (tratar de conceder en algunos aspectos de la diferencia) son claves en la discusión, creo yo.

    ¿es cierto que el amor se transforma con los años? podemos efectivamente continuar enamorados de la misma persona a pesar de lo cotidiano, los desafíos y roces y hacernos felices?

    ¡claro que sí! somos testigo de eso todos los días. todos, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos encontrado con parejas que llevan décadas juntos, profundamente enamorados. pero claro que no es el enamoramiento inicial de la relación. se ha transformado en algo mucho más significativo y profundo, precisamente por los años de convivencia. rutina no es sinónimo de aburrimiento. quien sabe inyectarle dinamismo y diversión a la relación, vencerá muchos de los obstáculos que se presentan en una relación prolongada, siempre manteniendo el amor como centro y fundamento de la pareja.



    entrevista por karenmontalva

    Código Mujer

    © CódigoMujer – 2016