me maltrataba



siempre me pregunté ¿porque sufría tanto en esa relación? ¿por qué él no me escucha?, ¿por que él no me cree?, ¿por qué no le importa lo que siento, lo que quiero?

hoy, mucha de la gente con la que crecí o conviví, todavía solo hablan para humillarme, culparme, criticarme, enojarse, ignorarme, indignarse y ofenderse. la diferencia hoy conmigo es que ya no me lo tomo personal, ya no reacciono. hoy sé que es difícil cambiar de forma de pensar cuando se ha vivido siempre así, con quejas, enfermo/a, mal-tratando, culpando, criticando, enojándose, ignorando, ofendiéndose, etc. nadie que haya crecido escuchando toda clase de negativismo puede de un día para otro si quiera ser consciente de ello. la forma en la que había sido tratada es la única forma de vivir que conocía. y cuando escuchaba o veía algo diferente de inmediato me volvía a encender la alarma de NO, esto no es. obviamente cuando sentía amenazado mi pequeño mundo de mal-trato, re-accionaba.

pero otra re-acción que yo ignoraba y que es muy común, es cuando me convertí en mi propia enemiga. re-acciones como no acudir al médico cuando enfermaba, llevar una mala alimentación, descansar poco, abusar del alcohol, no buscar ayuda cuando estaba sufriendo en una mala relación o con mis hijas, amigos o familiares. todo esto también son señales de mal-trato personal, el cual transmitía en forma de enojo, evasión y prejuicios hacia los demás, especialmente cuando me indicaban lo que debería hacer por mí bien. sin embargo, una persona como yo acostumbrada al mal-trato ni siquiera sabía lo que era por mi bien. estaba tan confundida a tal grado que rechazaba todo aquello que parecía amenazar mi pequeño mundo infeliz aunque seguro, pues aunque el sufrimiento era insoportable por lo menos lo conocía y sabía que eso es lo que es, nada más.

y cuando finalmente me cansé de sentirme tan mal y además también me di cuenta que la gente solo estaba ahí si yo estaba mal pues cuando empezaba a sentirme bien todos parecían alejarse o hasta enojarse conmigo. hoy sé que esas personas no son malas solo que re-accionan por su propio miedo de perder a la víctima segura en la que me había convertido y a la que estaban acostumbrados a usar, además no han querido aprender a vivir de otro modo. tuve que arriesgarme a perder todo lo conocido para comprobar que de verdad existía eso de lo que pocos hablaban pero que se veía disfrutaban tanto. una vida tranquila, serena y de muchos beneficios en todas las áreas.

así que me volví una experta en el tema del mal-trato, aprendí todas las formas en que este puede manifestarse y todavía hoy sigo aprendiendo. aprendí que se gasta más energía cuando eres negativa y víctima de tu propio abandono. hoy sé que cuesta menos vivir bien pues enfermas menos, sufres menos dolores y se te abre un mundo de opciones. puedo identificar a las personas toxicas y alejarme de todo aquel/la que sutilmente está ahí para hacerme la vida más difícil. me mal-trataba y como resultado lograba solo relacionarme con personas igual a mí, mal-tratadoras. HOY es diferente, las personas mal- tratadoras se alejan, se van y llegan personas más sanas y funcionales. la vida es tan sencilla cuando aprendes a no mal-tratar-te.

claudia

Deja tu comentario



historia escrita por Claudia Patricia

publicado en amor, amor pareja, historias, mujeres, violencia | tags: , , .