corazón roto



mi corazón está roto. quisiera entender, quisiera realmente saber por qué… más aun, quisiera saber por qué aun me importa… mi amor verdadero, aquel que creí incondicional, puro, sincero- aquel que conozco desde hace casi veinticinco años, ese que méndigo desde hace casi veinticinco años. sé que debería seguir con mi vida, olvidar ese amor que nunca será como yo quiero o necesito… se que debo darle vuelta a la página y empezar a vivir de verdad… sé que tengo que cerrar este ciclo obsesivo en el cual me he aferrado a su amor… sí todo eso lo sé… lo que no se es como lograrlo…

estoy llena de preguntas… de esas que nunca serán contestadas. tal vez no fui lo suficiente, quizá no fui buena, no fui tan dulce como debía… en algo tuve que haber fallado porque si no, no tendría sentido que no me quiera… fallé, fallé, fallé… no fui lo que tenía que ser… si pudiera retroceder el tiempo dios sabe que haría todo por ser perfecta que haría todo por su amor, por su cariño por su comprensión, por todo eso que no tuve. daría mi vida porque sus mentiras hubiesen sido ciertas… porque sus promesas hubiesen sido cumplidas, porque el amor que dice tenerme hubiese sido verdadero y no solo el fruto de traumas que no comprendo y que no puedo resolver.

¿por qué anhelo tanto lo que se que jamás podré tener? no importa lo que haga… no importa de qué color tiña mi cabello, o si me maquillo o no, si grito o callo, si rio o lloro, si soy o no soy lo que se me ha dicho que debo ser… nunca lograre ese amor y esa aceptación que necesito con desesperación, que necesito de manera enfermiza; ya no puedo vivir así pero tampoco puedo dejar de sentir este dolor que carcome mis entrañas y todo cuanto llevo dentro, esto me está destruyendo, me frena, me detiene, me llena de inseguridades, de odio, de ganas de cortarme lentamente para sufrir en la piel lo que siento en el alma, pero eso no lo haré nunca más. no volveré a cortarme por desamor ni por nada ni por nadie.

ya todo está dicho, la senda está marcada y debo recorrerla aunque el gran amor de toda la vida haya decidido amarme y odiarme a manera que me es incomprensible.

mi madre siempre ha sido una mujer de pocas pero firmes palabras. sus intenciones siempre han sido buenas, su corazón es bondadoso y no la culpo por lo antes descrito… pero el que no la culpe no hace que no me duela. ella me quiere como puede, como le enseñaron a querer y como la vida le ha dado a entender, no es su intención herirme pero lo hace con cada desprecio. si tan solo pudiera ser perfecta ante sus ojos- suena tan tonto- tengo que dejar de culparme por lo que no fue o no fue y simplemente aceptar la vida como la conozco, porque así ha sido y al menos a ella no la puedo cambiar, a la que sí puedo cambiar es a mí.

soy una mujer llena de contrastes- a mis veinticuatro años y once meses me considero valiente y cobarde, amorosa y frívola, débil pero fuerte, verdadera y llena de secretos. escale a lo más alto de una profesión que llegué a amar pero que solo hacía para impresionar a mi mamá… porque sabía que ella estaba feliz de que yo hiciera eso… porque sabía que, hasta cierto punto, ella vivía a través de mi ese “sueño” que presuntamente tuve pero que más bien me fue implantado hasta que lo creí mío… ahora estoy persiguiendo a la verdadera yo… aquella que se esconde entre libros y sombras, aquella que apenas hoy a un mes del cuarto de siglo, comienza a asomarse y a querer vivir en plenitud de espíritu, sin sangre, sin golpes, sin tristeza… no culpo a mi madre ni a mi padre ni a la mala estrella de mi desequilibro mental, no, se que en mayor medida he hecho de mi vida lo que yo he querido y lo que me ha sido emocionalmente posible pero aun hoy no deja de quebrantarme su rechazo, su desapego, la sencillez con la que me dice “no”…

hoy aprendí que la vida sigue y que mi vida ya empezó-



historia escrita por Vanessa Padilla

publicado en amor, familia, historias | tags: , , .