×
  • amistad (62)
  • amor (296)
  • amor pareja (375)
  • contribución laboral (10)
  • familia (138)
  • historias (708)
  • juntos somos completos (23)
  • maternidad (49)
  • mujeres (291)
  • navidad (5)
  • niños (7)
  • nuevo año (3)
  • optimismo (13)
  • somos multitud (4)
  • viajes (9)
  • violencia (16)
  • yo (221)
  • carla guelfenbein



    biografía

    carla guelfenbein, de origen ruso-judío estudió biología en la universidad de essex (especialidad: genética de población) y diseño en st martin’s school of art, hoy central saint martins college of art and design.

    trabajó como diseñadora en varias agencias de publicidad; fue directora de arte y editora de moda en la revista elle en chile.

    carla guelfenbein comenzó a escribir en la infancia, sin embargo cumplidos ya los 40 años, publicó su primera novela, el revés del alma, seguida tres años más tarde por la mujer de mi vida (publicada en 14 lenguas). en 2008 salió su tercer libro, el resto es silencio.

    es una de las escritoras chilenas más leídas y sus libros han aparecido repetidamente en las listas de los más vendidos dentro de chile.

    en 2012 publicó su cuarta novela, nadar desnudas, cuya trama trascurre en la época de la unidad popular y los meses posteriores al golpe de pinochet, encabeza el ranking de libros más vendidos durante este año.

    entrevista

    ¿qué impacto tuvo la detención, desaparición  y posterior muerte de tu madre a tus tempranos 18 años?

    yo tenía 16 años cuando la tomaron presa y 18 años cuando murió. cuando detuvieron a mi mamá, decidimos que era muy difícil vivir en este país y fue entonces cuando ella postuló a una beca, la familia se separó ya que mi padre tuvo que quedarse en chile con mis hermanos pequeños que no habían terminado el colegio y yo partí con ella a inglaterra.

    poco antes que la tomaran presa, ya le habían descubierto cáncer. cuando salió, la operaron de cáncer de mama y en inglaterra le volvió a surgir y al año, murió.

    fue realmente un quiebre de país, de tu pertenencia, de la familia. me marcó muchísimo , pero extrañamente  de una manera muy positiva. además de todo el dolor y del desamparo.

    creo que me hizo una mujer muy fuerte. le tengo miedo a muy pocas cosas. el abandono para mi es un gran tema y esto se manifiesta en que soy hiper-protectora con mis hijos y cualquier cosa que yo siento que no estoy ahí, me conecta con el sentimiento del abandono. para mi no es banal.

    ¿crees en el perdón? ¿cómo es el proceso de darle un revés al sufrimiento, a la rabia, al resentimiento y transformarlo en algo positivo para uno misma?

    absolutamente. ese es el segundo tema de mi última novela.

    el perdón implica de partida la confesión, implica el enfrentar alguna verdad, ya que tu tienes que ser perdonado de algo. sin verdad, no hay perdón. es un acto de valentía enfrentar primero la culpa, para poder ser perdonado y yo creo que ese es el proceso más difícil. en las pequeñas y grandes cosas. una de las cosas difíciles como individuos y como país es aceptar la culpa.

    creo en el perdón y creo que tenemos que confesar para recibir el perdón de otros. el perdón es una posibilidad que te da el otro de ser bueno, casi como un regalo que te están haciendo y muy sanador para todas las partes.

    ¿qué se refleja en el espejo de carla guelfenbein?

    lo que veo es una persona que esta constantemente cambiando, buscando. no veo algo estático: “yo soy esta”. soy producto de mi historia y soy producto de que estoy tomando lo que me esta ocurriendo. no cambio en mi esencia, en ese sentido soy bien transparente, pero mirando las cosas de diferentes lugares y yo misma me veo de otra manera. y ese es el material desde el que uno escribe, desde ese ser no estático. soy madre, que es algo muy importante para mi. me demore mucho en tener a mis hijos, entonces ese rol que cumplo como madre me hace ser muy yo. es algo donde aparecen aspectos míos que son muy verdaderos, el afán de comunicarse directamente, de ser muy afectuosa, y de permitir que la dulzura esté siempre en el aire, es fundamental.

    siento que con lo que escribo, allí estoy. mi espejo más fidedigno es cuando estoy con mi familia y mi escritura.

    ¿qué has descubierto de ti misma al escribir y que es invisible para otros?

    siempre he separado la exploración de mi misma de la escritura. conozco el mundo a través de los personajes y de pronto en este proceso de construir mis personajes, evidentemente aparecen cosas mías. pero no las uso, realmente creo que la escritura no es un ejercicio de sanación, no quiero usarlo como ejercicio de sanación, porque entonces es una manera de llevar mi escritura en una dirección articular.

    sabemos que sentarse frente a un texto y dejar que la imaginación fluya y salirse de la realidad para entrar a otra realidad puede ser un ejercicio de sanación en sí mismo, pero no puede no serlo también. e incluso puede que tengas que enfrentar memoria, enfrentar aspectos que quizás sería mucho más sano no ser recordados.

    siempre me planteo preguntas y estas están presentes en mis novelas y no respuestas, ya que si yo planteo respuestas aún cuando tengo mi propia respuesta, lo que estoy haciendo es una lectura moral ya que responde a mi y hay muchas veces que los personajes creen otras cosas que contradicen las mías pero que sin embargo, sí están en los textos.

    ¿cuáles son algunas de las interrogantes para las que no tienes respuesta?

    en la última novela hay muchas preguntas que fueron surgiendo en la medida que fui escribiendo. los personajes de la novela se ven enfrentados a muchos dilemas.

    en esa pasión prohibida, surgen un montón de preguntas y preguntas que de alguna manera han dado vuelta a lo largo de la historia, la historia de daniel y morgana es la historia de romeo y julieta, es la historia de amores prohibidos. es la historia de un porcentaje altísimo de la literatura universal, anna karenina, madame bovary.

    por ejemplo, algunas de estas preguntas podrían ser… la pasión crece al abrigo de la dificultad? de lo no-posible? es efectivamente lo no posible, un alimento sin límite, desenfrenado, al que el ser, se tiene que enfrentar como a romper algo? es esa idea de romper lo que nos apasiona? es esa idea de traspasar tus propios límites lo que realmente nos excita o es el amor en sí mismo? ese mismo amor crecería con esa fuerza, con esa entrega absoluta si los padres de romeo y julieta hubieran sido mejores amigos? esas son preguntas que no son terriblemente elevadas pero que nos acompañan hasta el día de hoy…

    en ese mismo contexto, ¿puede un amor imposible nacer de esa imposibilidad y alimentarse de ella?

    las contradicciones intrínsecas de la pasión…
    el amor es posesivo. es centrífugo, va hacia su centro. en esta posesión, en esto de encerrarse en sí mismo, cercena la esencia misma del amor. yo creo que el amor es casi una imposibilidad. el amor pasional, al tiempo de una vida que se rige bajo los códigos tradicionales a lo largo de la historia. la posesión, como elemento intrínseco del amor, mata el amor. la posesión en todos los aspectos de la vida. el amor quiere todo del otro. todos los rincones del otro y una vez que habita y posee todos los rincones y de alguna forma al poseerlos, muere… tu quieres lo que no tienes, tu añoras es lo que está más allá de ti, y el camino que haces, es hacia eso. una vez que llegas, de alguna manera pierde el ímpetu de alcanzar al otro.

    nos pasa esto en muchos otros aspectos de la vida. luchamos por llegar a un lugar y cuando llegamos, decimos… “y esto era todo?” pasa profesionalmente, socialmente.

    luego de toda esa mitología que produce esa distancia, aparece la realidad y la realidad es como uno, cotidiana, con sus bajezas y pierde el atractivo.

    se ha dicho que como autora, sabes desentrañar lo mas profundo del alma humana… desde esta perspectiva, ¿qué crees que hay en en el alma de una mujer?

    en la novela: el revés del alma, entro muy profundamente en la temática de lo que significa ser mujer hoy día. la historia es relatada desde tres voces femeninas: una mujer que esta atrapada en estos códigos sociales, una que es bulímica, y la última aquella que explora su sexualidad.

    la relación que la mujer tiene con su cuerpo hoy en día es bastante enferma. las mujeres no queremos nuestro cuerpo, no lo queremos de la manera correcta. andar estupendas no significa querernos a nosotras mismas. resistirnos a la edad, a las formas que son propiamente femeninas y nuestra relación con la sexualidad, son algunos de estos aspectos pendientes. después está el tema del rol social, es algo que no esta resuelto. la contradicción del mundo laboral y mundo familiar, sigue siendo un motivo de roce y de estigmatización social.

    hay otros grandes temas que no son exclusivos de nosotras, y eso lo descubrí cuando escribí la segunda novela: la mujer de mi vida. está escrita desde la perspectiva de un hombre. fue una experiencia fascinante y lo que descubrí en muchos aspectos, es que en esencia, no somos tan diferentes. lo que pasa es que nos hemos manifestado desde el comienzo de los tiempos, de manera diferente, pero todos tenemos un miedo parido al abandono, el abandono es un gran tema humano, a la soledad. creo que de los grandes miedos del ser humano es el abandono y la soledad. y eso atraviesa género.

    la necesidad de afecto, de calor humano, de confianza, de lealtad del otro. parecen palabras, pero en el fondo nos mueven, son cosas muy grandes, uno se une a la gente con la cual sientes que es leal a ti y eso atraviesa género completamente.

    en lo mas profundo, no somos tan diferentes. en lo que somos diferentes es en la sexualidad y eso se manifiesta en muchas cosas. que porcentaje hay en esta diferencia de cultural y de genético y es algo que podemos analizar. hay una parte en que el hombre se define como hombre en la medida que ve en su espejo en los ojos de una mujer, y nosotros como mujeres no nos definimos en los ojos del hombre. el hombre necesita la retroalimentación femenina y eso le hace ser macho. es macho culturalmente en la medida de que es observado, deseado, admirado por el mundo femenino.

    las mujeres no nos definimos así, yo no digo que sea bueno o malo, pero es así.

    qué hay con el afán de perfección y nuestra vulnerabilidad

    no son contradictorias.
    yo solo me conecto con las personas en mi fragilidad y en la fragilidad del otro. sin orden, cuando tu encuentras esa fisura por donde puedes entrar al alma del otro. lo que la perfección hace, es separarte del otro, no hay ninguna posibilidad de crear ningún tipo de comunicación real ni empatía, cuando tu no encuentras las fisuras en el otro y el otro no va a encontrar las fisuras si tu no las muestras.

    la verdaderas relaciones se producen desde la vulnerabilidad, desde las fisuras. desde ese lugar que duele, desde ese lugar que es inseguro y que dudas y no solo eso, ese lugar, desde donde dudas, es el lugar donde surge TODO! es esa semilla donde crece la creación, desde donde se expande donde puedes cambiar y ser alguien.

    la perfección no existe y es una invención, una quimera y es estática. es intraspasable, es una suerte de mamotreto que permanece inmune a los avatares de la vida y no produce nada interesante. es solo en la duda en lo que se producen cosas nuevas. y así es como yo escribo, yo estoy llena de dudas, y creo que dejando que eso ocurra, sin tenerle miedo a ese caos, es de donde realmente puedo escribir, puedo ser, puedes pedir perdón, es desde donde puedes cambiar. desde el lugar de la vulnerabilidad.

    tener éxito no significa ser invulnerable.
    yo nunca me he presentado como la persona perfecta, que tiene todo claro, etc. estoy siempre dudando y eso no me hace menos exitosa. esos personajes monolíticos, a nadie le interesan. tu le crees a las personas que sientes que están hablando desde su ser real y no desde esa suerte de armadura por la cual antes había que mostrarse al mundo.

    ¿cuáles son las tres preguntas que una mujer debería hacerse a sí misma durante su vida?

    creo que no esta pregunta no está abocada únicamente al ser mujer.
    ¿estoy donde quiero estar? ¿estoy en el lugar que quiero estar?

    esto significa no tenerle miedo al cambio y estar dispuesto a hacer una radiografía y tener esa fuerza para cambiar eso. es una pregunta que deberíamos hacérnosla constantemente y en las distintas dimensiones de nuestra vida.

    Deja tu comentario

    Código Mujer

    © CódigoMujer – 2016