llegó el momento…



llegó el momento de aceptar lo que con palabras, actitudes has gritado y que de una u otra forma me rehusaba a afrontar… el adiós…

tiempo atrás conocí a una persona maravillosa que con solo pensar en ella, se dibujaba en mi rostro una sonrisa, mi alma gozaba de alegría y mi corazón se quería salir del pecho…

solías escribirme y hacerme sentir que era única y especial, que formaba parte de tu vida de una manera que nunca había experimentado, eras mi amiga, mi confidente, mi amante, mi refugio…

me dijiste que te dejara abrazar mi alma, que al sonar una canción la sintieras por mí, que tomarías mi mano y me invitabas a bailarla, que si llovían bendiciones y si yo no estaba atenta a ellas pudieras tu mojarte por mi y que mi alma quedara tan húmeda que no podría huir de ella sin dejar huellas…

que cuando me ganara la desilusión, cuando dejara de luchar sacando una bandera blanca que tú fueras la que abriría una ventana y traerías de nuevo el sol a mi vida…

cuando mi sordera envolviera mis sentidos pudieras tu gritar directo a mi alma y mi corazón…
que cuando pensara que solo existiera oscuridad pudieras acercar tu cuerpo al mío y mostrarme que la luz llega por los espejos de tu afecto, me prometiste que tú estarías luchando sin importar lo que la vida trajera….

ciertamente… hoy me duele en el alma aceptar que todo cambia, que no te siento, y no me sientes, que cuando pronuncias mi nombre lo haces muchas veces con dureza que te has alejado y sigues haciéndolo cada día más…

me dices que yo he sido la causante de tu actuar, que con mis palabras y actos han creado en ti dolor y la lejanía….

tenlo por seguro que estoy consciente que hay muchas cosas que no he hecho de las cuales me pedias de una u otra forma, pero también estoy segura que por ti entregué alma, vida y corazón…

no soy perfecta y nunca lo seré pero muy dentro de mí y aunque mi corazón esté hecho trizas, me di por completo a ti y dios es mi único testigo que así fue…

pero qué difícil es tratar de llegar a ti cuando no lo quieres, también comprendí que el amor también es dejar ir, soltar, dejar que sigas tu camino de la forma que lo quieres hacer y con quien lo quieras hacer, te devuelvo tu felicidad como me lo has pedido, que este tiempo que has estado a mi lado ha sido tan frustrante para ti, como me lo has hecho ver y sentir….

hoy te dejo ir con el corazón hecho pedazos… hoy me voy y salgo por completo de tu vida, ya no tendrás que soportar tantas cosas que vienen de mí, no volveré a ser la causante de tu dolor, de tus malos ratos…

yo solo deseaba terminar mis días junto a ti, aún recuerdo cuando le pedí a dios que llegaras a mi vida… te soñé… pero el destino decidió que no fuera así, que aunque las palabras se perdonan quedan clavadas como cuchillos en la herida que no deja de sangrar…

es difícil tenerte tan cerca y no poder tocarte, besarte, pero ha habido tantas veces que has estado cerca pero tan distante a la vez.

yo solo quería reflejarme en tu mirada, esa mirada de amor que la sentía tan dentro de mi alma que corría por mis venas, tu amor elixir que recorría cada parte de mi cuerpo y aviva la ternura, el deseo y la pasión….

ojalá que la vida te regale lo que has soñado y a quien has soñado, que de ahora en adelante tu vida sea perfecta y que ésta, tu decisión sea la mejor que has tomado como lo has expresado…

FENIX

Deja tu comentario



historia escrita por FENIX

publicado en amor, amor pareja, historias | tags: , .