luis



viernes como cualquier otro, un par de tragos con los amigos un panorama común y entretenido.

ya bebía el segundo trago, de pronto te ví entrar, alto y guapo, mirabas en todas direcciones buscando quién sabe que o a quién. nuestras miradas se cruzaron timidamente y camninaste en dirección hacia mi.

para mi suerte te sentante en frente y de vez en cuando mojaba mis labios con mi lengua en un gesto de incitación hacia ti.

te paraste y caminaste al baño instintivamente seguí, al entrar estabas ahí de pie…»luis» me dijiste un gusto con una voz suave y ruda a la vez. «eliana» , me tomaste por la cintura para saludar. rapidamente em tomaste y me acercaste a tu cuerpo, pude sentir tus manos grandes que em tomaban con firmeza queriendo que me acercara aún más.

acercamos nuestos labios y nos fundimos en un beso, mordí tu oreja, tu cuello y tus labios, eras un desconocido, pero la verdad poco me importaba.

nos encerramos en un baño… te toque, recorrí tú cuerpo y fui reconociendo en el mis ganas locas de poseerte. caricias desenfrenas en un lugar poco usual, quitaste mi blusa y tus manos se perdieron bajo mi falda, gemidos de pasión y la respiración agitada, te dije que fueras un poco más cuidadoso.

30 minutos y acabó, ordene mi ropa, me lave las manos, acomodé mi falda y pinte mis labios. nos despedimos con un beso. rapidamente salí del lugar pensé que jamás te volveria a ver, en casa un poco más calmada rememoré lo vivido, aún podia sentir el aroma de tu perfume en mis manos. abrí mi cartera… habías depositado en ella tu tarjeta.

luis…76859848 kinesiólogo… aluciné y dormí.



historia escrita por e.blublow

publicado en amor pareja, historias | tags: .