memorias del insomnio colectivo (a siete años de su creación)



si a.m. les resulta desconocido, para mí es pan de cada día ¿o de cada noche? la misma y repetida historia de siempre, una historieta…un desdén.

soy la protagonista sin desear serlo, sólo me tocó, me otorgaron el papel y no lo quería. mas, no pude rechazarlo. de cierta manera sentí que era para mí, para la insomne paz de la vida…de esta vida sin pestañas, que no cierra los ojos para soñar, sino que los mantiene abiertos para descubrir tras las almidonadas almohadas del desenfreno la vida en penumbras de la noche estrellada. quizás, tiriten azules, mis astros a lo lejos…y el cielo cante, como lo logró mi amigo pablo, si estuviera aquí para conversar en las noches acaloradas del alma mía…qué falta me hace un amigo que sea insomne como yo y así poder fundar la sociedad de los insomnes colectivos. pero la gente acostumbra a dormir de noche así que idea descartada. pero algo tengo que hacer, si se me otorgó un papel que no me pertenecía, deberé transformarme en noctámbula o pretender que es de día o simplemente, prender las luces de mi vida y así no dejar a mi público con ganas de más espectáculo. podré fingir que duermo, pero sólo yo sabré que no es cierto y me ganaré un aplauso de mis admiradores ¿a costa de qué? de mi sueño perdido ¿alguien lo ha visto? si lo ven escabullirse, por favor díganle que le extraño y que le necesito ¿serían tan amables?

este, es un amor de los raros: Lo quiero a morir, pero me muero cuando lo tengo…me deja en un estado de aturdimiento durante el día, siento que de él no me puedo desprender y cuando por fin logro echarlo, le quiero a mi lado, le extraño y le necesito en demasía. muero por tenerlo, por abrazarlo, por fundirme con él, pero él no me corresponde; llega en los momentos menos oportunos y me interrumpe, pero no me cree, no me escucha y se queda firme a mi lado.  justo en el momento que más necesito a pablo, lleva muerto más de treinta años, y yo sólo con veinte míseras velas en mi próxima torta…si tan sólo le hubiese conocido…con gusto escribiría los versos más tristes, pero mis versos ya son tristes gracias a la influencia de él, sólo hace falta mi matilde urrutia en versión masculina y así poder escribir mis cien sonetos de amor para un amor correspondido (hoy, sólo existen cincuenta poemas para el amor ausente).

él todavía no llega, pero siento que se avecina o que tiene la intención de visitarme tan solo por un momento…debo admitirlo, amo a morfeo, lo añoro…xomienza la función después de lo previsto, muchas horas de retraso…una total falta de respeto y mi público clama para que las cortinas fluyan y se muestre la escenografía: una cama toda revuelta y una protagonista que quiere entregarse en cuerpo y alma a su ser amado, a su sueño nauseabundo…como todo amor no correspondido, ella sufre por el desencantado amante que no la cobija en sus brazos de almidón, y llora, llora y se retuerce en una danza de éxtasis colectivo ¡si tan sólo alguien pudiera sentir eso! pero es una escena donde se encuentra sola, porque su amante la ha dejado y debe cumplir con su deber, entretener a la audiencia.

¿quién me entretiene para ver si logro dormir un par de minutitos? de repente lo odio, pero lo terrible es que también lo deseo, deseo dormir un poco…pero el sueño decidió ignorarme y no cruzar ni una palabra conmigo ¡y tan buenos amigos solíamos ser!…todo se derrumbó, como la canción…habrá que invocar a todos los seres espirituales para que vengan a ayudarme, un sahumerio con las mejores yerbas y lograr infundirme sueño…parece que no está resultando, pero me dijeron que una blanca señora hace maravillas, te lleva a un trance místico y te eleva por las alturas…mi opción, mi única opción. debo besarla y así confluirán mis pieles y las de morfeo, esta señora es toda una celestina…siento que un bostezo se avecina, ya era hora, y que el sueño lentamente entra por mis entrañas; se desdibuja mi horizonte y se acerca una ráfaga que trae consigo a mi amante, a mi sufrir…se comienzan a dormir mis manos, debo dejar de lado todo, debo dejar de escribir, el sueño me ganó. protagonista, 1; máquina, cero…he logrado vencer a la máquina, otro triunfo del hombre en aras de la humanidad…buenas noches.

 



historia escrita por @pazcrovetto

publicado en codigomujer, historias | tags: , , .