no todo es lo que parece



las vacaciones están llegando a su fin, estos días han sido increíbles, mejor de lo que pensaba.
conocerlo en persona, dejar atrás al hombre robot para dar paso a un hombre de carne y hueso, dejar de lado todos los prejuicios infundados, suponiendo que todo aquello fue producto de la envidia. dicen que el pasto del vecino siempre es más verde y eso produce comezón en algunas personas.

decían que era aquí y allá, un infeliz, psicópata en potencia y peligroso, lo pintaban casi como un asesino en serie prófugo de la justicia, cuando en la realidad está tan lejos de todo aquello. a través de la pantalla debía admitir que parece un poco despiadado y sin corazón. en la vida real (que es lo que importa) es un caballero, dulce, amable, simpático y loco, quizá tanto o más que yo. entre locos nos entendemos.

en resumen, como diría él, es una persona adorable, lo mejor de lo mejor, incluso en momentos trágicos y de desesperación cuando parece que no hablar un final feliz, como por ejemplo estar atrapados entre cerros, atravesar un río de agua helada con cangrejos gigantes saltarines y un puma al acecho, él no pierde la calma ni el sentido del humor.

sentada en la arena, viendo al mar tranquilo, un mar verde de algas, pedacitos diminutos de algas como si desde el cielo hubiesen lanzado tiritas de papel crepé de ese color, no hay olas, las gaviotas caminan sin prisa. espero volver algún día y observar lo mismo que veo ahora, sentir los rayos de sol que asoman tímidos, sentir esta paz y reencontrarme con él.



historia escrita por valali

publicado en amor, amor pareja, historias.