para muchos se quedo en una palabra



para muchos se quedo en una palabra: respeto.

o peor aun, una palabra que muchos no quieren entender su significado.
respeto es una actitud que deberíamos exigírsela a los niños, para poder tener convivencia sanas. cuando tenemos respeto; hay armonía, buenas relaciones, consideración, respuestas educadas y tolerantes.

las generaciones de antes le enseñaban a sus hijos y la palabra de ellos era tomada en cuenta. incluso, muchos vivían con cierto temor por sus padres. tenían que obedecer y aceptar muchas decisiones arbitrarias que los adultos tomaban, por respeto o acatamiento. además, una mala respuesta no era permitida bajo ningún motivo.

la vida cambió y actualmente nuestros hijos tienen libertad de expresarse, opinar en todo lo que quieren, y participar en conversaciones de adultos. esto ha llevado que muchos jóvenes confundan esa libertad con grosería y falta de respeto, sin importarles herir o humillar con sus respuestas, no sólo a sus padres si no a todos los que los rodean; en otras palabras, hemos permitido que los jóvenes nos enfrenten y cuestionen sin medir sus palabras.

esta conducta empieza desde que son niños. ellos intentan con berrinches o malas respuestas y si lo permitimos, esto continuará a medida que van creciendo y cuando son adolescentes o adultos ya no hay manera de frenarlos.

es importante inculcarles desde niños el respeto por ellos y por cualquier ser viviente, enseñarles que no podemos abusar de nadie por que tenemos un mal carácter, porque somos fuertes o porque podemos aprovechamos de la debilidad del otro. además, de dar ejemplo con nuestras relaciones y comportamiento en general.

sin embargo, en diversas ocasiones, cuando hay un problema que se nos sale de las manos, nos alterarnos y podemos llegar a ofender con palabras que se convierten en una falta de respeto; después de que pasa las primeras veces y el otro lo consiente, el problema crece como el de los niños, y si permitimos que progrese, con el tiempo no lo podremos controlar y nos convertimos en víctimas de personas, parejas o hijos que no nos respetan.

cuando perdemos el control, normalmente faltamos a esto tan importante que se llama respeto, y si esto pasa, es ahí donde vemos el significado de una palabra tan corta pero a su vez pesada y con tanto valor.



historia escrita por Notas

publicado en amor, familia, historias, niños | tags: , .