pensando y recordando



septiembre, qué mes más lleno de acontecimientos, buenos y muy malos, pero así se ha ido dando la vida.

como siempre pensándote, especulando ¿cómo estás y dónde? no, no es un terrogatorio ni un pedir explicaciones, sólo es una reflexión, a veces mientras hago cualquier cosa, vienen recuerdos a mi mente, como el día en que te miré y después de tanto tiempo tratándome contigo y sin ningún interés personal por ti, sentí que t amaba o deseaba, no se, ya no me atrevo a calificar el sentimiento, sólo se que sentí un deseo irresistible de ir a tu lado y besarte y pedirte que me hicieras el amor.  recuerdo que pensé: «estoy loca, ahora sí que estoy loca» y agarré mi cerebro a manotazos tratando de espantar ese sentimiento mezclado con deseo, como quien estpanta una mosca que revolotea zumbando sobre nuestras cabezas.

pero no, el deseo y el sentimiento se estacionaron en mi haciéndome vivir el fin de semana más tormentoso de mi vida.

llegando a mi casa te llamé al celular pero como es tu costumbre, no contestaste y así transcurrió la tarde del viernes, todo el sábado y ya el domingo por la tarde decidí escribirte haciéndote saber cuanto me estaba corriendo contigo, mis sentimientos eran tan fuertes e intensos que superaron mi pudor, mi verguénza y todos los temores de hacer un soberano ridículo. por fin lunes, nerviosa y con mi carta estrujada entre las manos dudando aún si te la entregaría, me dirigí a tu trabajo y al verte no dudé en tregarte la carta, el sentimiento era más fuerte que mi sentido común y mi cordura. te dije léela pero luego me la devuelves, y me fui a ver otras co. cuando me desocupé me llamaste.

-¿puede venir un momento? y como un reo camino al patíbulo fui a tu ofiicna. temblaba, no me atrevía a mirarte, una mezcla de deseo, vergüenza y amor estremecían mi cuerpo. ´-«asiento, ¿se sirve un té? – s»sí, gracias», dije por hacer algo, y estaba tan nerviosa que cuando lo seviste casi lo di vuelta y derramé parte del contenido



historia escrita por e.blublow

publicado en historias.