quizás



no es mucho tiempo el que llevamos juntos. no nos conocemos tanto o quizás sí. no hemos salido lo suficiente, suficiente dependiendo de cada pareja, para cada quien es distinto.

para mí fue lo suficiente, no culpo al tiempo por lo que nos pasó. cómo aproveché cada momento! las risas, bromas que compartimos en cualquier lugar. gozamos con hacer locuras en público. cuanto amaba tu risa, tu cara de felicidad. ¡cuán feliz me hiciste! a lo mejor soy demasiado tonta o quizás no, pero separo siempre lo bueno y de eso guardo un buen recuerdo. la mayoría de las personas juntan todo en un mismo saco, yo no.  así intento no guardar rencor por nadie, es lo más sano que se me ha ocurrido hasta ahora.

hoy se ha puesto un muro entre nosotros, no estoy muy segura de donde salió, quien lo puso ahí, tampoco sé cómo derribarlo. hacer un agujero pequeño y por ahí intentar entregar algo. soy porfiada, me niego a perder esta partida. a llevar otro fracaso sobre mis hombros. sé que algo más queda. quizás me estoy aferrando al aire en caída libre o quizás no.

creo que lo conozco, a lo mejor me equivoco y todo esto no es más que un método de hacer que duela menos, de forma paulatina. quizás está todo perdido y soy incapaz de sacarme la tela de cebolla de los ojos asumiendo así que nada más queda entre nosotros. es la primera vez que hago tanto por alguien, por alguien que conocí por casualidad.

me aferro pensando en que todo pasara, en que despertaremos de este mal sueño. o quizás en que despertaré. lo que más siento es que también te afecta, tanto como a mí pero prefieres dejar todo así antes de intentar el último esfuerzo…

que ganas de saber que pasara en el futuro, que ganas de reencontrarme contigo y conmigo. con los que éramos hace tanto tiempo o quizás no, que ganas de encontrarte y encontrarme, a los nuevos tu y yo, no más vivir del pasado por muy bueno o malo que esté haya sido, eso depende del prisma con que se mire y quien lo mire.

he vuelto a escribir, cosas que son más verdad que ficción. mitad puro cuento, un cuarto de dolor y todo el resto de incertidumbre.

si pudiera decirte a la cara lo que siento, si no te hubieses ido con el viento, con la lluvia de ayer. quizás si te tuviera entre mis brazos nuevamente, si pudiera calmar tu dolor y a la vez el mío. todo sería distinto o quizás no.



historia escrita por valali

publicado en amor, amor pareja, codigomujer.