sin pena ni gloria



seres que nacen mientras otros mueren.
algunas hojas se mecen dolorosas contra el viento.
el mar y sus gotas gritan desesperadas los cantos dulces que entonan, o el llanto de su clamor en busca de alguien que las consuele…que las oiga.
pero nuestros oídos humanos transitan apresurados, y ellas resignan incomprendidas sus quebrantos.
apoyada en el alféizar de mi ventana mi alma se les acompasa…
mis timoratas lágrimas se hermanan a su eco sordo. nos fundimos… somos una.
el mar es mi brazo, las hojas mis pies, el viento mi voz.
todos me cuentan al mismo tiempo lo que el silencio murmuro en tono cómplice, en algún instante del infinito: humanos deambulan entre el vientre de sus madres y el cementerio sin saber que existieron… ·ligados, con el ceño eclipsado en un futuro que nunca llegó…
sordos ante las súplicas, rugientes, más graves que el espectro auditivo alguna vez escuchó, y mudos ante la voz de su alma.
¡¡¡despierten, que la vida ya se va…ya se fue!!!
el cielo llora la desidia.
voces de otras épocas se le unen arrepentidas de sólo haber respirado, pudiendo haber vivido de verdad…
mas, la tierra los enmudece.
la hoja del canelo cae triste, el mar lo sabe y comparte su pena…arremete duro contra la roca.
¿y el fuego?, él crepita sórdido…
sin pena ni gloria.



historia escrita por valeria

publicado en amor, codigomujer, historias | tags: , .