también hasta aquí he llegado



se me escapa el olvido y atrapo presurosa los recuerdos de la niña sentada en la ventana, que veía pasar el tranvía, que se esconde en el altillo y come pan a escondidas de la nona, de la chica que tímidamente abrazaba el soul, apretando un cojín contra su vientre, que recorría las calles en bici por las tardes, mientras cantaba canciones de gormenta, los recuerdos de rostros que una mañana estallaron a cuadras de los ojos, de los sueños de amor inocente sin malicia, de los gritos de igualdad y de la serena comunidad entre las yerbas.

recuerdo como la tierra se abría para dejarme escapar hacia las olas, sin saber como se agitaría mi vida, una mañana de verano.

el cuerpo había cambiado y de mí habían germinado tres retoños y mientras el tiempo avanzaba y desteñía mis raíces, el alma se fue soltando y comenzó la partida.

le dije ¡adiós! a mi silencio, a mis arrugas. puse fin a las historias mal contadas, cubrí mi cuerpo de sueños, cargue con mis sentidos en busca del sol que calienta mis días, partí hasta llegar a las aguas tranquilas, donde el reflejo de mi propia sonrisa me dio la bienvenida, donde he probado el amor y desamor, donde he brindado con amigos y he dicho adiós a las promesas, donde he actuado, bailado y tejido cariños fatuos con agujas de pasión y telares de viajes soñados.

y aquí, a ti te he encontrado, a ti que también dejaste un pasado, a ti que también te quedas.



historia escrita por e.blublow

publicado en amor, amor pareja, historias | tags: .