una vida junto a ti



camino a pies descalzos por la playa, la brisa marina rosa suavemente mi piel, es un atardecer cálido ya la mayor parte de la multitud se ha ido. de lejos diviso una silueta, la misma que he esperado cada año la última semana del mes de enero.

corrían los niños a abrazarte, yo un poco más atrás cargada: palas, baldes, toallas y un sinfín de juguetes habidos y por haber, pero tu llegada me hacia olvidar todos los gritos, berrinches de esos días. tus maravillosos ojos verdes se hacían paso entre nuestros hijos y luego nuestro abrazo que parecía ser eterno; el mismo que nos habíamos dado antes de iniciar nuestras vacaciones.

han pasado 38 años ya no tengo la compañía de nuestros hijos, ellos ya crecieron formaron sus familias y solo de vez en cuando me acompañan, pero sigo esperando nuestro abrazo. son 38 años maravillosos, ya no somos los adolescentes que un día se enamoraron en aquella playa, ya las canas y las arrugas asomaron, nuestro caminar es mas lento pero nuestro amor sigue ahí intacto hasta el fin de nuestros días.



historia escrita por dam32

publicado en amor, amor pareja, familia | tags: , .