vértigo



lo recuerdo cómo si fuera ayer. tú, en el sillón que da al ventanal del departamento, sentado pierna arriba con los brazos extendidos en el respaldo como si quisieras abrazar el aire, en una mano el vaso de whisky y en la otra el cigarro. cerraste los ojos y entonaste a sabina, 19 días y 500 noches es la canción que suena a medio volumen, toda tu familia duerme y nosotros sentados a las tres de la madrugada mirándonos, esperando el momento preciso para acercarnos, me dices esta es sólo una parada, vamos a salir de nuevo. recién llegamos del bar, tú con 3 piscolas y yo con 4 daiquirís. en la siguiente canción te sentaste a mi lado, me abrazaste y nos dimos un beso.
pones un disco de the killers a petición mía, te vuelves a sentar a mi lado, me abrazas y empiezas a mover tu pierna derecha, yo tamborileo los dedos en tu pierna izquierda al compás de la música.

el sueño nos venció, dormitamos unos minutos abrazados, te levantaste, me levanté, fuiste al baño, me asomé a la ventana y admiré santiago nocturno, volviste, me tomaste la mano y dijiste, ¡a dormir!

caminamos por el pasillo oscuro hasta llegar a la habitación, te abracé de pie y dije, ¿fumamos?, me dijiste que no, que lo haríamos más tarde, habíamos fumado demasiado, esos fueron tus argumentos. te quitaste las zapatillas azules y el pantalón blanco, te veías tan guapo, polera amarilla y chaqueta de cuero café. también me quite las zapatillas y el pantalón. no volvimos a salir esa noche, no volví a saber de ti jamás.

@_animalita_

Deja tu comentario



historia escrita por Feña Ibáñez

publicado en amor, amor pareja, historias | tags: , .